Piensa

La vida es corta para levantarnos por la mañana con tristezas, nadie dice que será fácil, sólo te puedo asegurar que valdrá la pena

domingo, 24 de mayo de 2009

Maldecir o bendecir, tú eliges


Maldecir es desear el mal y bendecir todo lo contrario es desear el bien a toda persona y ampliando a la humanidad entera. En el no juzgar entran muchos factores psicológicos y debemos evitar hacer crítica negativa alguna, porque nadie vive en la piel de otro. No sabemos lo que haríamos en las circunstancias del otro. Efectivamente si andamos maldiciendo acabaremos envenenando nuestro día a día.
Si puedes ayudar ayuda, comprende, acoge y sino deja pasar pero no te entrometas en dónde nadie te llama. ¿Te gusta ser criticado o juzgado? La respuesta es obvia, pues haz tu lo mismo. Me ha llegado esta reflexión via e-mail y la comparto.

¿Qué es MALDECIR?
Es hablar mal de algo o alguien.
Cuando criticamos, nos quejamos o juzgamos algo o alguien, estamos emitiendo una energía negativa. Esta energía, por ley de atracción o “ley del bumerang”, será devuelta a nosotros pero multiplicada. Además, alimentamos aquello de lo que nos quejamos y lo magnificamos.
Se dice en la Biblia que “nos convertimos en lo juzgado”
Tengo la certeza de que lo que nos separa de vivir el “Reino de Dios” aquí y ahora, es EL JUICIO
Y cómo vamos a dejar de juzgar?
…pues entendiendo aquello que juzgamos…
Y ¿cómo vamos a entenderlo? Solo ¡cuando lo vivimos!
Eso es lo que tiene de peligroso el juzgar…
¿Cuántas veces nos hemos visto viviendo y haciendo lo mismo que juzgamos un día?
¿Qué es BENDECIR?
Es hablar bien de algo o de alguien.
Generalmente las personas o las cosas no son totalmente buenas o malas…
…aún la gente que admiramos tiene actitudes que pueden no gustarnos…
Pero el hablar bien de algo o alguien y prestarle nuestra atención a lo bueno, es enviar energía positiva…
…que por ley del bumerang se nos devolverá MULTIPLICADA…
Esto es una ACTITUD
…y nos hace la vida más feliz
Junto con el regalo de la vida, se nos otorgó otro que se llama LIBRE ALBEDRÍO…
TÚ ELIGE: BENDECIR o MALDECIR
Para que quieres la bendición de tus padres, del Sacerdote, Rabino o Pastor, o del Papa o ¡de Dios mismo!
…¿si tu te maldices a diario al espejo?…
¡BENDÍCETE! ¡ÁMATE! ¡VÉ LO BUENO DE TÍ!
Y con esto me uno a la propuesta de mi hermano Will Bowen
…y te extiendo su propuesta…
El plan es muy sencillo:
• NO QUEJARSE
• NO CRITICAR
• NO CONTAR CHISMES DE NADIE
Solo dura 21 días…
…experiméntalo si quieres, lo único que puedes perder es sufrimiento y algunas “amistades” negativas…
¡Pero puedes ganar mucho más!
La propuesta incluye usar una pulsera, reloj o anillo que cambiarás de mano cada vez que te observes en la queja, crítica o chisme.
Una vez que lo cambies…
…inicias el conteo de 21 días…
Puedes pensarlo…
…pero no puedes hablarlo…
¿Por qué 21 días?
Para que se fije en tu actitud. Después de los 21 días será natural no quejarte, no criticar y no chismear…
ACEPTA EL RETO!
Te recomiendo que incluyas los alimentos que comes, si los criticas estás aldiciéndolos y pueden enfermarte o engordarte…
Mejor elige concientemente tus alimentos, ¡BENDÍCELOS Y DISFRÚTALOS!
Tal vez pienses que tu vida será aburrida en 21 días…
…pero te sorprenderás cuando TU CREATIVIDAD SE ACTIVE…
(Desconozco autoría)

5 comentarios:

  1. Parece fácil la tarea, pero creo que a mi me sará facil llegar al día 21 :(

    ResponderEliminar
  2. Porque será siempre resultá más fàcil y acequible el maldecir, casi siempre todos estamos dispuestos a unirnos a los chismes, que bendecir. Si bendices parece que la gente piensa que eres cursi, desfasada y muchas veces hasta se echan encima de ti.

    ResponderEliminar
  3. Hola Katy:

    Curioso experimento y sobre todo complicadísimo de cumplir por todas las influencias negativas que tenemos a nuestro alrededor que nosotros alimentamos. Voy a probarlo de todas maneras.
    Gracias y feliz semana

    ResponderEliminar
  4. yo e maldecido muchas veces y me siento muy mal por eso tratare de no hacerlo mas porque me duele el alma despues que lo hago y me siento muy mal, que dios los bendiga a todos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Todos, Fernando, María y Anonimos, somos humanos, vulnarebles e imperfectos. Por eso podemos caer en algo así facilmente si nos dejamos llevar de la ira.
    Cuando maldecimos, nos hacemos daño a nosotros mismos, por eso nos duele y tenemos remordimientos. Al otro podemos herirle, pero lo superará, y a nosotros nos quedará este sabor amargo por haberlo hecho algo en contra de nuestra propia esencia.
    Gracias por vuestros comentarios
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por tu pasos y mucho agradezco que dejes tu huella,

Translate