Piensa

La vida es corta para levantarnos por la mañana con tristezas, nadie dice que será fácil, sólo te puedo asegurar que valdrá la pena

viernes, 17 de enero de 2020

Desafío a la vejez



Cuando yo llegue a vieja
-si es que llego-
y me mire al espejo
y me cuente las arrugas
como una delicada orografía
de distendida piel.
Cuando pueda contar las marcas
que han dejado las lágrimas
y las preocupaciones,
y ya mi cuerpo responda despacio
a mis deseos,
cuando vea mi vida envuelta
en venas azules,
en profundas ojeras,
y suelte blanca mi cabellera
para dormirme temprano
-como corresponde-
cuando vengan mis nietos
a sentarse sobre mis rodillas
enmohecidas por el paso de muchos inviernos,
sé que todavía mi corazón
estará -rebelde- tictaqueando
y las dudas y los anchos horizontes
también saludarán
mis mañanas.

Gioconda Belli

lunes, 13 de enero de 2020

Las abarcas vacías


Sandalias egipcias más de 3000 años. Metropolitan Museum N.Y.


Las abarcas vacías

Por el cinco de enero,
cada enero ponía
mi calzado cabrero
a la ventana fría.

Y encontraban los días,
que derriban las puertas,
mis abarcas vacías,
mis abarcas desiertas.

Nunca tuve zapatos,
ni trajes, ni palabras:
siempre tuve regatos,
siempre penas y cabras.

Me vistió la pobreza,
me lamió el cuerpo el río,
y del pie a la cabeza
pasto fui del rocío.

Por el cinco de enero,
para el seis, yo quería
que fuera el mundo entero
una juguetería.

Y al andar la alborada
removiendo las huertas,


mis abarcas sin nada,
mis abarcas desiertas.

Ningún rey coronado
tuvo pie, tuvo gana
para ver el calzado
de mi pobre ventana.

Toda gente de trono,
toda gente de botas
se rió con encono
de mis abarcas rotas.

Rabié de llanto, hasta
cubrir de sal mi piel,
por un mundo de pasta
y un mundo de miel.

Por el cinco de enero,
de la majada mía
mi calzado cabrero
a la escarcha salía.

Y hacia el seis, mis miradas
hallaban en sus puertas
mis abarcas heladas,
mis abarcas desiertas.

Miguel Hernandez

viernes, 3 de enero de 2020

Tabacalera


En este apartado con la etiqueta del arte traigo hoy el antiguo edificio de la Tabacalera convertido en un espacio cultural. Hace tiempo que quería visitarlo y ahora aprovechado la exposición "Flores" de Pedro Almodóvar y Jorge Galindo,  por fin entré a éste edificio histórico que solo conocía por fuera. Bien es verdad que nuestro profe de Arte e Historia nos lo ha explicado en clase y delante del monumental edificio. Pero otra cosa es pisarlo por dentro.
El edificio lo encontramos en la Glorieta de Embajadores, muy cerca de la Casa Encendida.

La Antigua Fábrica de Tabacos de Madrid, actualmente está gestionado por el Ministerio de Cultura y Deporte desde el año 2003. Se construyó entre los años 1780 y 1792 y se terminó dos años después de la muerte de Carlos III, que fue quien lo mandó construir y se inauguró durante el reinado de Carlos IV su hijo. En un principio se dedicó a la fabricación de de Aguardientes y Naipes y en 1809 se convirtió en Fábrica de Tabacos y Rapé. Estuvo funcionando como fábrica de tabaco hasta finales del siglo XX.
El edificio es un ejemplo de arquitectura industrial del siglo XVIII y su arquitecto fue Manuel de la Ballina.

Tiene la Tabacalera un programa permanente de exposiciones temporales y de actividades en torno a la fotografía, el arte contemporáneo y las artes visuales, como este que vi hoy de pintura, paseando por los interminables pasillos del edificio. Y solo vi esta planta ya que consta de cuatro plantas. Me imagino que para recorrerla haría falta un día entero.

Os muestro la exposición y de paso algunas salas de la  planta principal.











Estas dos fotos las tomé al vuelo del vídeo en donde se ve a Pedro Almodóvar y a Jorge Galindo en plena faena.




La exposición está abierta hasta el 26 de Enero

lunes, 2 de diciembre de 2019

El Árbol de la Vida


"La cruz, es el verdadero Árbol de la vida"
Benedicto XVI

El pueblo celta procedente de Europa, atravesando la cordillera Pirenaica, se extendieron por el centro y Noroeste de la Península Ibérica. Era un pueblo fuerte, rubio y con ellos se introdujo en España la Cultura de Hierro, de la que se conservan espadas, fíbulas, figuras votivas y otros objetos.

Hacia el siglo IV a. C., los celtas estaba ya fundidos con los Iberos que procedentes de África, `podemos considerarlos uno de los primeros pobladores de la Península Ibérica, de ahí el nombre de nuestra península. La unión de estas etnias dio origen a Los Celtíberos que se extendieron por toda la meseta castellana divididos en tribus, sin tener una idea de unidad o patria común. Quizá ese sentimiento de individualidad, arraigó con tanta fuerza, que a lo largo de nuestra historia, cada región o territorio de nuestra" piel de toro", haya sentido un fuerte arraigo de independencia , de tal manera que aunque en la Reconquista, lo que los reyes castellanos, buscaban era una unidad nacional, lo consiguieron, pero fue muy efímera, porque cada terruño conservó su idioma, sus costumbres y la idea de ser independiente con sus propias leyes y Fueros. Ideales que siguen en pié, con tal fuerza que creo , volveremos a ser Reinos de Taifas . La unión hace la fuerza, pero... nosotros somos diferentes.

Todo este preámbulo no es más que para presentar a los Celtas, que a pesar de que todo el conocimiento que de ellos tenemos, nos ha llegado a través de historiadores romanos. Sin embargo sí tenían un alfabeto secreto. Una escritura celta que no se considera como tal escritura , sino un alfabeto sagrado, utilizado únicamente por los Druidas, casta religiosa, para inmortalizar mensajes, y creencias, en monumentos rocosos,y en hojas de árboles. Querían conservar, en secreto, sus creencias, la historia de su civilización, sus normas...
Por tanto, podemos decir que sus creencias religiones, vida, costumbres, están tapados con un férreo velo que guarda su secreto.
En la cultura celta, los árboles han tenido una gran importancia. La vida de sus gentes estaba relacionada íntimamente con sus bosques que les proporcionaban cobijo, caza, frutos para su manutención y leña con que alimentar las hogueras.Algunos árboles como el Roble, eran sagrados para los celtas, a los que guardaban un profundo respeto .
Los Druidas impartían sus enseñanzas en los bosques. Conocedores de los secretos de las plantas, de las que extraían los ingredientes para la fabricación de sus remedios medicinales y pócimas.
Eran los árboles, la esencia de la vida de los celtas. El árbol establece comunicación entre los tres niveles del Cosmos: el Subterráneo, Sus Raíces. La superficie de la tierra: El Tronco . El Cielo:. La Copa y sus Ramas. Por tanto es el eje del mundo, relaciona el Cielo con la Tierra.

El Árbol de la Vida, surge de una vasija que simboliza a la Madre Tierra y del que nace toda la vida. Las raíces del árbol se introducen en la tierra, sus ramas se elevan al cielo, por tanto, el Druida lo consideraba el símbolo tierra - cielo. Era para los celtas" la Esencia de la Vida".
Pero no solo para este pueblo, el árbol era la esencia de la vida. Para muchas civilizaciones era el árbol, el eje del mundo:
ROBLE para los celtas;
TILO para los alemanes ;
FRESNO para los escandinavos;
OLIVO para los árabes;
BANANO para los hindúes;
ABEDUL para los siberianos. Y así se podrían enumerar todos los pueblos del mundo.

Generalmente, siempre los pájaros están representados en las ramas de los árboles. Son doce pájaros los que reposaban en las ramas de los árboles, que recordaban el simbolismo zodiacal y el de Adtyo, que constituyen la docena de soles. La misma cantidad suman los frutos de los árboles , doce, que son signos de la renovación cíclica que se produce en todo lo vivo que hay sobre la tierra.
El árbol cósmico para los Druidas era el central: su sabia suponía el rocío celestial y sus frutos proporcionaban la inmortalidad, es decir el retorno del ser a un estado paradisíaco.
Es lo que ocurría con los frutos del Árbol de la Vida que se encontraba en el Edén, las Manzanas de Oro del Jardín de las Hespérides y los melocotones de la si-wang : la sabia del Mahoma Iraní.
En Japón, el hiomaragi, es valorado como un árbol cósmico, igual que el boddhi, bajo el cual Buda, alcanzó la iluminación, por lo que representa al mismo Buda en la iconografía primitiva.
El simbolismo chino conoce" el árbol de la fusión", que une el Ying con el Yang o cruzamiento de las flores masculinas con las femeninas del mismo árbol.

Charles Darwin, utilizó la expresión de El Árbol de la Vida, como metáfora en la descendencia común, en el estricto sentido evolutivo de las especies.

Cristo en sus enseñanzas, utilizaba metáforas, para que las gentes sencillas, comprendieran sus explicaciones.

La Enciclopedia Británica, conecta el Árbol del Conocimiento con el inframundo y el Árbol de la Vida conecta con las formas de la creación, son ambas formas del árbol cósmico.

El árbol del conocimiento del bien y del mal, su fruto estaba prohibido para Adán y Eva. Al desobedecer esta advertencia, ambos fueron expulsados del Jardín del Edén.

San Alberto Magno, enseña que la Eucaristía, Cuerpo y Sangre de Cristo, es el fruto del Árbol de la Vida.

Y por último, el cristianismo oriental, afirma que el Árbol de la Vida, es el amor de Dios.

Conchita Diez Diaz


Reflexión
Este escrito me llegó de la mano de una amiga. Me ha parecido un resumen. No soy estudiosa ni entendida del tema pero si que adoro la naturaleza y los árboles.
¿Cualquier Árbol se puede considerar Árbol de la vida?
 Seguramente, y personalmente creo que si, que  cualquier árbol puede simbolizar la vida,  De ahí que fueron y aún son  son considerados como símbolos de vida en algunas culturas o creencias, siendo concebidos como la máxima expresión de la vida.


Hay mucha documentación en Internet. Aquí os dejo un enlace por si queréis seguir profundizando en el tema . Enlace

martes, 19 de noviembre de 2019

Consejos de Anton Chéjov para escribir un buen relato


Guarde el relato en un baúl un año entero y, después de ese tiempo, vuelva a leerlo. 


¿Quién escribe así, teniendo en cuenta estas premisas a día de hoy?


Uno no termina con la nariz rota por escribir mal; al contrario, escribimos porque nos hemos roto la nariz y no tenemos ningún lugar al que ir.
Cuando escribo no tengo la impresión de que mis historias sean tristes. En cualquier caso, cuando trabajo estoy siempre de buen humor. Cuanto más alegre es mi vida, más sombríos son los relatos que escribo.
Dios mío, no permitas que juzgue o hable de lo que no conozco y no comprendo.
No pulir, no limar demasiado. Hay que ser desmañado y audaz. La brevedad es hermana del talento.
Lo he visto todo. No obstante, ahora no se trata de lo que he visto sino de cómo lo he visto.
Es extraño: ahora tengo la manía de la brevedad: nada de lo que leo, mío o ajeno, me parece lo bastante breve.

Cuando escribo, confío plenamente en que el lector añadirá por su cuenta los elementos subjetivos que faltan al cuento.
Es más fácil escribir de Sócrates que de una señorita o de una cocinera.

Guarde el relato en un baúl un año entero y, después de ese tiempo, vuelva a leerlo. Entonces lo verá todo más claro. Escriba una novela. Escríbala durante un año entero. Después acórtela medio año y después publíquela. Un escritor, más que escribir, debe bordar sobre el papel; que el trabajo sea minucioso, elaborado.
Te aconsejo:
1) ninguna monserga de carácter político, social, económico;
2) objetividad absoluta;
3) veracidad en la pintura de los personajes y de las cosas;
4) máxima concisión;
5) audacia y originalidad: rechaza todo lo convencional;
6) espontaneidad.
Es difícil unir las ganas de vivir con las de escribir. No dejes correr tu pluma cuando tu cabeza está cansada.
Dios te guarde de los lugares comunes. Lo mejor de todo es no describir el estado de ánimo de los personajes. Hay que tratar de que se desprenda de sus propias acciones.
Escribir para los críticos tiene tanto sentido como darle a oler flores a una persona resfriada.
No seamos charlatanes y digamos con franqueza que en este mundo no se entiende nada. Sólo los charlatanes y los imbéciles creen comprenderlo todo.
No es la escritura en sí misma lo que me da náusea, sino el entorno literario, del que no es posible escapar y que te acompaña a todas partes, como a la tierra su atmósfera. No creo en nuestra inteligencia, que es hipócrita, falsa, histérica, maleducada, ociosa; no le creo ni siquiera cuando sufre y se lamenta, ya que sus perseguidores proceden de sus propias entrañas. Creo en los individuos, en unas pocas personas esparcidas por todos los rincones -sean intelectuales o campesinos-; en ellos está la fuerza, aunque sean pocos.

Anton Chejov

P.D . Guardado ha estado, no un año muchos años.

Translate