Piensa

La vida es corta para levantarnos por la mañana con tristezas, nadie dice que será fácil, sólo te puedo asegurar que valdrá la pena

miércoles, 11 de abril de 2018

Poema sobre la vejez


La vejez es mucho más que el pelo blanco, las arrugas, la sensación de que es demasiado tarde y el juego terminó.
El verdadero mal no es el debilitamiento del cuerpo, pero sí la indiferencia del alma.

André Maurois



Qué cuántos años tengo? -¡Qué importa eso !

¡Tengo la edad que quiero y siento!

La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso.

Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso o lo desconocido...

Pues tengo la experiencia de los años vividos

y la fuerza de la convicción de mis deseos.

¡Qué importa cuántos años tengo!

¡No quiero pensar en ello!

Pues unos dicen que ya soy viejo,

y otros "que estoy en el apogeo".

Pero no es la edad que tengo, ni lo que la gente dice,

sino lo que mi corazón siente y mi cerebro dicte.

Tengo los años necesarios para gritar lo que pienso,

para hacer lo que quiero, para reconocer yerros viejos,

rectificar caminos y atesorar éxitos.

Ahora no tienen por qué decir: ¡Estás muy joven, no lo lograrás!...

¡Estás muy viejo, ya no podrás!...

Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma,

pero con el interés de seguir creciendo.

Tengo los años en que los sueños,

se empiezan a acariciar con los dedos,

las ilusiones se convierten en esperanza.

Tengo los años en que el amor,

a veces es una loca llamarada,

ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada.

y otras... es un remanso de paz, como el atardecer en la playa...

¿Qué cuántos años tengo?

No necesito marcarlos con un número,

pues mis anhelos alcanzados,

mis triunfos obtenidos,

las lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones truncadas...

¡Valen mucho más que eso!

¡Qué importa si cumplo cincuenta, sesenta o más!

Pues lo que importa: ¡es la edad que siento!

Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos.

Para seguir sin temor por el sendero,

pues llevo conmigo la experiencia adquirida

y la fuerza de mis anhelos

¿Qué cuántos años tengo?

¡Eso!... ¿A quién le importa?

Tengo los años necesarios para perder ya el miedo

y hacer lo que quiero y siento!!.

Qué importa cuántos años tengo.

o cuántos espero, si con los años que tengo,

¡¡aprendí a querer lo necesario y a tomar, sólo lo bueno!

José Saramago



Premio Nobel de literatura 1998.

14 comentarios:

  1. Eso, a quien le importa, tengo los años que la vida me ha permitido y Ojalá me lo siga permitiendo para seguir leyendo poemas tan bonitos como éste.
    Un abrazo Katy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Es el día mundial del Parkinson, y he querido homenajear de alguna forma a mi madre. Son sus manos, tiene Parkinson y está a punto de cumplir 97 años. Pienso como tu. Lo que importa es la vejez del alma. 😘

      Eliminar
    2. Bendita sea, le das un beso de tu vecina.

      Eliminar
    3. Es mi madre, Air, no la vecina. Se lo doy igual y con tu cariño. Bss😘

      Eliminar
    4. Ja,ja, no me has entendido, "le das un beso de parte de tu vecina", sigues viviendo en el barrio ¿no?. Ya sé que es tu madre. Suerte tenerla a tu lado.

      Eliminar
    5. Jajaja que bueno, pues claro que sigo aquí en el barrio. Pero el frasco me jugó una mala pasada:-( Dónde había "de" puse "a"
      Buen finde vecina guapa😘

      Eliminar
  2. Tal cual
    No vivo pensando en los años vividos sino en dar gracias por el presente y disfrutarlo dando y sin dañar a nadie
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo. Me ha encantado el poema de saramago. La vida vale en tanto cuanto mantienes la ilusión y la alegría. Y si contagias mejor. Besos Abu

      Eliminar
  3. Si hoy es el día internacional, lo tengo puesto todo el día en el lateral del blog y es por un amigo bloggero que lo sufre y padece. No me preocupan las arrugas y menos las canas las tengo desde los 20 años, no tengo achaques y a pesar de que años si que tengo muchos mantengo la ilusión y la capacidad de sorpresa. Un abrazo para ti y otro para que se lo des a tu madre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo solo quiero conservar mi salud dentro se lo lo razonable y no ser una carga para nadie. Lo demás no me preocupa, ni arrugas, ni la talla ni nada. Mantengo viva la niña que llevo dentro y mi capacidad de disfrute. Mil gracias por ese beso. 😘😘😘

      Eliminar
  4. Hola Katy tienes que estar feliz de tener a tu madre, aunque como dices si no está bien también lo pasaras mal de verla.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si y no. Feliz porque sigo siendo hija, pero no tan feliz porque ella no lo es. Está relativamente bien de salud pero en silla de ruedas y dependiente desde hace un año. Tal cual como dices. Bss

      Eliminar
  5. Bonito poema de José Saramago.Lo conocia pero cada vez que lo leo me emociona.
    Como tu dices, todos deseamos lo mismo, "no ser una carga para nadie".El espejo nos va diciendo cada día que somos un poquito más viejos, ¿y a quien le importa? Hemos llegado hasta aquí y con una gran experiencia de la vida.
    Un abrazo Katy y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que positivo y bonito tu comentario. El espejo no miente y el tiempo pasa volando. Hemos llegado como bien dices hasta aquí y que muchos no pueden contarlo. Lo importante es cuidarse sin agobio y procurar ser autosuficientes. Muchas gracias por pasar 😘

      Eliminar

Gracias por tu pasos y mucho agradezco que dejes tu huella,

Translate