Piensa

La vida es corta para levantarnos por la mañana con tristezas, nadie dice que será fácil, sólo te puedo asegurar que valdrá la pena

miércoles, 15 de mayo de 2013

Esa forma especial del amor


Truman Capote (1924-1984), que con su libro A sangre fría halló el punto en el cual periodismo y literatura pueden encontrarse y generar una obra de arte (autor también de títulos memorables como Desayuno en Tiffany´s y Otras voces , otros ámbitos), dijo alguna vez:
"No se puede tener demasiados amigos porque entonces no serías realmente amigo de ninguno".
Una reflexión vigente hoy, cuando la palabra amigo es una y otra vez desvirtuada. "Mengano te invita a ser su amigo en la red social X", nos dice un mensaje en nuestro correo electrónico.
"Te agregué a mi lista de amigos en la red Z", nos anuncia Fulanita en otro mensaje. No sabemos quiénes son Mengano y Fulanita.
Pero la palabra amigo ya se desvirtuó dos veces. Luego ellos dirán que tienen quinientos, mil o diez mil amigos en Facebook, My Space, Twitter o la red virtual que fuere.
Vi en televisión, en Barcelona, cómo la campeona española de contactos en redes virtuales se ufanaba de contar con diez mil amigos.
Y escuché cómo ella misma decía que el día de su cumpleaños no había tenido realmente a quién invitar.
La amistad es un vínculo que se teje en el tiempo y en el espacio real.
Se hila con experiencias compartidas (tristes y alegres, fáciles y difíciles), con actos que generan confianza, con presencia, con paciencia, con escucha..
Una persona muy popular puede tener muchos conocidos, alguien sociable puede estar colmado de contactos.
Pero un amigo es otra cosa... una obra de artesanía. No se fabrican en serie.
Quien mantiene un vínculo por interés, por cálculo, por conveniencia o porque eso lo acerca a alguna forma de poder, no crea ni sostiene una amistad,
sino simplemente... una transacción.
La amistad, acaso como ningún otro, es un vínculo de paridad, que trasciende en su misma existencia, sin necesidad de plantearse propósitos ni metas.
Quizá se trate de la forma más desinteresada del amor.
Por este mismo motivo, como en ningún otro vínculo, la reciprocidad es esencial.
El enamoramiento, por ejemplo, suele ser ciego y dejarnos atados, con la soga de nuestra ilusión vana, a quien no nos corresponde.
En la amistad, la ausencia de reciprocidad anuncia el fin de la relación.

Decía Aristóteles que sólo cuando se basa en la virtud, y no en la utilidad, la amistad merece ese nombre.
"El amigo es quien me abre la puerta que deseo abrir, es a veces el sabio que me dice la verdad que me serena y me da paz", dice el pensador italiano Francesco Alberoni en La amistad, un hermoso y profundo ensayo sobre el tema.

Con un amigo, reflexiona Alberoni, llegamos juntos a los mismos lugares desde puntos de vista diferentes. “La amistad, insiste, se vive siempre en tiempo presente.”
Dos amigos que se reencuentran tras muchos años siguen la conversación con fluidez,
no tienen deudas pendientes con el pasado, no están juntos para construir un mañana.
Simplemente, comparten un tiempo continuo.No tratan de modificarse el uno al otro, no se ponen plazos, no se angustian por el futuro de su relación.
Se aceptan y se quieren. El amigo es siempre un testigo que está de nuestra parte.
Y en una vida plagada de desencuentros y zancadillas, esto tiene un valor inapreciable y sanador.
"La sociedad moderna, escribe Alberoni, transforma las virtudes en prestaciones y los ideales en servicios".
Por eso, en estos tiempos, tantas veces se padece de soledades colectivas y el alma de muchas personas atiborradas de "contactos", "relaciones" y "conocidos“... es un alma solitaria. No se honra la amistad desde el egoísmo; se la seca cuando se carece de empatía; no se puede acceder a ella desde la manipulación.
Confianza, compromiso, honestidad y justicia son requisitos ineludibles en su vivencia.
Mientras los seres humanos tengan necesidad de amor, de valorar, de ser valorados,
habrá espacio y tiempo para la amistad, para respetarla y dignificarla.
Y cada amigo fue, es y será...una joya única.

Sergio Sinay

26 comentarios:

  1. Qué horror, madame, el asunto loco de los contactos en las redes sociales, algo que no me tienta en absoluto. Llevamos camino de vivir en público, de suprimir por completo la privacidad, dejando puertas y ventanas al primer desconocido que pide ser admitido. Qué poco vale ya lo que más sagrado debería ser, como la palabra "amigo".

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es fácil sumar amigos si es que en nuestros contactos blogs, twitter, facebook, Google y demás los llamamos a todos amigos. Eso está muy bien. Con ellos aprendemos, intercambiamos ideas y conocimiento.
      Mas creo que hemos equivocado el término y significado de la palabra "amigo" Para mi siempre se refiere a otra clase de sentimiento, no solo un nombre y apellido.
      Bss
      Bisous

      Eliminar
  2. En el texto hay frases que son sentencias, estamos desvirtuando la amistad. Personalmente, amigos tengo pocos, pero son suficientes y es una amistad reciproca. He disfrutando leyendo lo que yo pienso pero bien escrito. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, por eso he compartido este artículo, porque creo que recoge con sensibilidad aquello que a veces al menos yo me siento de explicar con tanta claridad.
      Bss

      Eliminar
  3. Un texto lleno de verdades, la amistad es otra cosa que un número de seguidores anónimos. Quizá por eso me autodefino como seguidora y no como amiga salvo alguna excepción.
    Por ahora me mantengo alejada de twitter y de facebook, supongo que caeré en alguna de estas redes, pero por el momento con el blog me sobra.

    Un beso Katy, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que mezclar conceptos. Ese es el error. Siempre ha habido compañeros, camaradas, seguidores, conocidos, vecinos unas personas mas cercanas que otras, pero amigos eso son palabras mayores. Nada de particular estar en un millón de sitios sabiendo para que y por qué, ser discreta y honesta. No eslo mismo el singular y el plural:-)
      Bss Elena amiga:-)

      Eliminar
  4. Las palabras son más generosas que los sentimientos, Katy, y se lo tragan todo. Los verdaderos amigos, esos que están a tu lado en las duras y en las maduras, especialmente en las primeras, se suelen contar con los dedos de una mano. Pero eso no significa que tengas buenos sentimientos para mucha gente.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, hay muchas formas de querer, de amar y de darse. Nuestra especie ha sobrevivido precisamente por esta generosidad. Cundo uno utiliza la palabra "amigo" tiene que pensar más en dar que en recibir.
      Bss

      Eliminar
  5. Amigos, amigos de verdad uno tiene pocos, muy pocos. Conocidos, amistades, etc muchos.
    Por eso los amigos de verdad son tan importantes y uno debe cuidarlos como autenticas joyas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que nos damos de muchas maneras, y tener un amigo es una suerte. Como dices es para toda la vida. Lo cual no tiene nada que ver que en nuestra vida tengamos muchas formas de darnos y de dar,.
      Bss

      Eliminar
  6. como bien dice madame diana, corremos el riesgo de vivir todo el día de cara a un universo de desconocidos que consideramos 'amigos' sin saber quiénes son. la amistad sigue siendo lo que era, lo que pasa es que todavía no hemos sabido nombrar a esos 'contactos' que hacemos en la red y preferimos llamarlos 'amigos'. la autoestima es muy importante.
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace tiempo que la palabra amistad y amigo se utiliza para suplir otro tipo de relaciones. Yo a los blogueros los llamaría compañeros de viaje mientras dure este periplo. Lo cual no quiere decir que nos puedan surgu¡ir relaciones de verdadera amistad. Compartir gustos afines e intereses sin duda une.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Es verdad, querida Katy. En facebook, en google + o en twiter tenemos "amigos" que realemente no conocemos de nada. ¿A quién escoger? Se pueden añadir a todos aquellos con los que compartes experiencias, por ejemplo entradas de blog o aficiones, pero no son amigos realemente, sino amigos virtuales. En tal caso, la palabra amigo ahora debe ir acompañada de otros nombres que clasifiquen a los amigos de toda la vida, a los amigos lejanos y a los amigos seguidores.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen yo no veo tanto problema a menos que lo virtual remplace lo real. Que nos olvidemos que la vida está aquí fuera aunque compartamos aficiones, sentimientos y conocimientos con los amigos virtuales. Todo ello nos enriquece fuera y dentro.
      Al menos asi lo percibo yo.
      Bss

      Eliminar
  8. "Instagram te hace soñar que eres fotógrafo, twitter que eres filósofo y facebook que tienes muchos amigos. El despertar va a ser duro"

    Lo leí en el facebook :D


    Apenas arañamos la cáscara de las cosas y nos cansan en seguida, buscamos otras, y otras, y otras...me temo que empezamos a hacer lo mismo con la gente y que lo vamos a lamentar...Yo he tenido, y tengo, sentimientos de verdadera amistad con gente que no he visto físicamente en mi vida... ¡Pero no los colecciono! Admiro a los valientes que se muestran con su propia cara y voz y respeto a los gallinas (como yo misma) que se tunean la foto y el nombre y soy la misma persona en el mundo "real" y en el perpendicular por eso no hago diferencias ni jerarquías entre los amigos "físicos" y los otros amigos, en internet tengo también amigos, conocidos que me caen bien, otros que no tanto y desconocidos. Lo único que no tengo son enemigos, dan mucho trabajo y yo soy holgazana :D

    Un beso, Katy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se nos vala pinza en confundir realidades si que va a ser duro. Porque al menos tengo clarito que ni soy fotógrafa, ni poeta, ni escritora y n¡menos filósofa. Esta es una parcela que cultivo con mucho cariño, me enseña, aprendo, comparto y recibo más de lo que doy. A las personas no se las colecciona, ni en lo virtual ni en lo real. La honestidad por encima de todo.
      Muchas gracias por tu estupendo comentario.
      Bss

      Eliminar
  9. Muy bien escrito, querida "amiga" ahora ya siento vértigo al escribir esa palabra, pero creo que los cerebros se educan y que aprenden a distinguir entre una amistad real y una virtual, de todas formas, siempre nos queda el refranero español y que, ahora elijo este: ¡Más vale una gota de sangre que una arroba de amistad! lo que viene a decir (creo yo) es que desde siempre... la amistad está en el aire, jeje... Bss querida AMIGA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta leer y aprender de todo lo que generosamente comentáis. Creo que es como dices. Yo lo tengo claro. Un amigo virtual se puede convertir en real, pero nunca al revés. Mis amigos y familia entran en mis blogs, y me conocen y saben como soy. No podría tener amistades si fuese falsa. ¿Quien se iba a fiar?
      Ahora resulta que confieso que soy un tio, todo puede acontecer en lo virtual y esta claro que el auto-engaño no sirve para nada.
      Bss y gracias
      Bss

      Eliminar


  10. La vida no es solo respirar y alimentarse es algo más, como compartir sentimientos que genera la amistad como lo estamos haciendo en este momento.
    En el que yo te felicito por la ternura que hay en cada una de las palabras expuestas en tus textos, sean poéticos, de vivencias o cualquier otro contenido con tan excelsa exquisitez, para deleite del pensamiento.

    Feliz y agradable fin de semana, para ti y familia!!

    Un abrazo
    y un te aprecio
    más allá del tiempo y la distancia.

    Atte.
    María Del Carmen


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartir siempre genera lazos de un tipo u de otro. Creo que los sentimientos aún más. Gracias por esos buenos deseos.
      Igualmente para ti.
      Bss

      Eliminar
  11. Cuan necesario una mano amga, un hombro amigo, alli in situ.
    Los encuentros cyber nos permiten amplira conocimientos de todo tipo y en especial de espacio.

    Pero ese amigo que esta ahi cerquita es invalorable!!!!!

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando era jovencita (Tenía 15 años) recuerdo que me pelee con media clase defendiendo la verdadera amistad ante sus detractores. Aun conservo mis amigas de la infancia y juventud, a pesar de la distancia muchas veces.
      Clara que necesitamos un hombro fuerte a veces cuando nos venimos abajo.
      Bss

      Eliminar
  12. Un amigo es el que está a tu lado cuando de verdad lo necesitas. Que se inventen otra palabra para lo de las redes sociales.
    Besos Katy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ahí esta clave. Buscar otro nombre. Pasa como con el amor, cualquier cosa la llaman amor.
      Bss

      Eliminar
  13. No sé si el número de amigos se debe contar sólo con los dedos de una mano. Es posible que el de los más queridos sí; pero creo que como todo en la vida, también en la amistad, ese sentimiento de afecto entre personas, tiene sus grados e intensidad. Para ellos usamos de los adjetivos. También tengo claro que la amistad es un sentimiento reciproco y que precisa ser fomentado. Lo expresa muy bien un proverbio indú que leí hace tiempo en un sobrecito de azúcar de los que dan en las cafeterías. Decía: La amistad es como una senda, conviene recorrerla a menudo para impedir que la hierba oculte el camino.
    Un beso, Katy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si. Nosotros estuvimos en varios grupos de Escuela de Padres, como alumnos y luego monitores. Y eso se perciba rápido. Nos queremos todos pero siempre hay hay un grado de afinidad entre los miembros y complicidad con unos más que con otros. Pero eso no resta. Y me gusta el proverbio. La amistad hay que cultivarla no coleccionarla.
      Bs y gracias

      Eliminar

Gracias por tu pasos y mucho agradezco que dejes tu huella,

Translate