Piensa

La vida es corta para levantarnos por la mañana con tristezas, nadie dice que será fácil, sólo te puedo asegurar que valdrá la pena

martes, 6 de noviembre de 2012

Por qué criticamos


Hace tiempo me llegó este e-mail que guardé para compartir porque hace un buen análisis de este defecto tan común.
Pero antes de publicarlo busqué el nombre de la autora Anacelis Castro  por Internet porque no me sonaba de nada, y si el de Graciela de Filippis.
Me sorprendí el resultado. Comprobadlo vosotros mismos. Merece la pena
Os dejo el enlace de su blog. PINCHAD AQUÍ.

Por qué criticamos

La crítica es, en realidad, un lugar en donde ponemos nuestro enojo. Entonces, qué hacemos? nos ponemos a criticar, o mejor nos sentamos a mirar nuestra propia rabia?
El hecho es que, más de una vez el hecho de fijarme en el entorno, hablar de los que me rodean, me puede permitir no ver mis propias cosas.
“Por eso, es que a veces, sobretodo en los barrios o pueblos donde las personas se conocen más, se encuentran personajes de los que se dice: "Viven pendientes de la vida de los demás..."
Si los analizamos no tienen vida propia, no tienen forma de hacer su historia personal. No sienten que tengan cosas valiosas; internamente tienen la sensación de: "Yo ya no tengo nada..." "Yo no puedo corregir nada y no sirve nada mío..."
Entonces se ponen a mirar y en ciertos casos a inventar, todas las cosas negativas que podría haber alrededor. Observan, vigilan, critican.
En este juego, obviamente, lo único que se logra es vivir cada vez peor. Porque en realidad se está viviendo una vida que no les pertenece, una vida prestada.
Yo puedo mirar en el ser que se me acerca porque es el que me ponen adelante para aprender, en tanto y en cuanto vea todo lo bueno que tiene para aportarme; y a su vez, todas las cosas que me molestan, tratar de estudiarlas, de verlas, de aprender, porque allí está mi trabajo, de lo contrario, no me molestarían.
A mi no me fastidia una persona ansiosa, si yo soy seguro. Me molesta lo afín, lo igual.
Cuando critico muchas cosas de una persona, si yo analizo la base de lo que estoy juzgando, me doy cuenta que es mío, yo también lo tengo.
Hay un juego que quizás es el que más nos lleva a esto y es el que tiene que ver con los límites; es esto de "no me gusta que me invadan", o "no me respetan".
Y no me doy cuenta que cuando critico me estoy metiendo en la casa del otro y, mientras yo haga esto, estoy transgrediendo mis propios límites.
Yo me dispersé y en ese extenderme, los límites no están claros, por lo tanto, cada día me van a invadir más.
Es un juego de ida y vuelta, es una ley de causa y efecto. Si yo necesito que me respeten, que me valoren, lo primero que tengo que tener claro es cuáles son mis espacios.
Saber cuáles son mis cosas, lo que me costó tenerlas, valorarlas y respetarlas. Si transmito pautas de respeto, todo el mundo me va a respetar.
Cuando me invaden, es porque no transmito pautas que indiquen que me tienen que respetar, y lo que se da es lo inverso: me enojo mucho y ahora soy yo el que se mete en la vida del otro.
En esto de pensar, hablar y actuar, como sabemos, hay emisiones y esas emisiones vuelven a mí.
Entonces cuidemos que sean positivas, pues con ellas aporto, ayudo y yo crezco, o ensucio, lastimo y me lastimo...

Anacelis Castro

Deberíamos tener una actitud más abierta hacia los demás. Una actitud de respeto y de comprensión. Y antes de arremeter sin piedad con nuestra crítica deberíamos ofrecer nuestra mente y nuestro corazón abiertos. Y y exhibir nuestra sensibilidad con la misma facilidad con que exponemos nuestra crítica.
Hay una frase que siempre debemos recordar: "nunca juzgues a otra persona sin haber caminado un kilómetro con sus zapatos".
Por lo tanto antes de criticar al otro tratemos de ver qué nos está faltando en nuestro interior que nos lleva a eso, y por sobre todo tratemos de entender que la ley de causa y efecto siempre se cumple y que lo que damos regresa a nosotros en algún momento de nuestra vida.
entonces hagamos que todo lo que salga de nosotros sea tan lindo que al volver nuestra vida día a día se transforme en el mejor lugar, el más preciado y en el más bello.

Graciela de Filippis

25 comentarios:

  1. Criticamos porque no nos miramos a nosotros mismos y en muchas ocasiones lo hacemos sobre nuestros mismos defectos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Muchas veces reprochamos a los demás aquello que no nos gusta en nosotros mismos.
      Bss

      Eliminar
  2. La verdad es que no suelo perder mucho de mi tiempo criticando a los demás, entre otras cosas porque soy de las que creen que hay que caminar dentro de los zapatos del otro para conocer sus razones. Pero verás, que cuando afilo la lengua... jajajaja...

    Un buen artículo.
    Besos Katy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco ni me gusta que lo hagan ante mí.
      Porque si fuera constructiva la haríamos a la cara y no a espaldas del criticado.
      Bss

      Eliminar
  3. Todos hablamos de otros en un momento dado sin embargo también es cierto que algunos se ensañan al hacerlo, cada vez me aparto más de los criticones, no me suscitan confianza y si tienen esa costumbre lo más probable es que también me pongan a caldo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ciando se hace un corrección o tenemos alguna queja, la debemos hacer siempre con el interesado delante. A sus espaldas no pasa de ser un cotilleo. Al menos así lo siento yo.
      Bss

      Eliminar
  4. Diciéndolo de manera sencilla y suave, porque no somos buenos del todo. Hay en los criticones una punta de maldad casi natural en nosotros. Recibí hace tiempo un correo, que te enviaría si tuviera tu correo, que nunca he visto en tu perfil, sobre la actitud de Sócrates, el filósofo, en estos casos, que cuento lo más brevemente posible: se le acerco al filósofo un conocido diciéndole que tenía que contarle una cosa sobre un amigo. Sócrates le advirtió que debería de pasar la prueba de los tres filtros. Le preguntó al criticón si lo que le iba a contar de su amigo era verdad, y aquel dijo que no estaba seguro de ello. Luego pidió que le dijera si lo que le iba a contar era bueno o malo, y le contestó que era malo. Sócrates aún así dijo que todavía podía interesarle saber lo que aquel hombre quería contarle si acaso le iba a resultar útil, pero el criticón le dijo que no le resultaría útil aquella información. Sócrates sentenció que no siendo verdad, tratándose de algo malo sobre su amigo y no resultandole de utilidad alguna, no veía necesidad de escucharlo. Si aplicáramos más a menudo este exámen del triple filtro, cuanto mal se evitaría a tanta gente. Un beso Katy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece buenísimo el filtro al que te refieres... Sobre todo el último, para qué escuchar algo (que encima es malo) si no nos es útil?? Genial...

      Eliminar
    2. Hola Dlt. Creo que he publicado lo de Sócrates en mi otro blog. El triple filtro, por cierto muy bien traído. Estoy totalmente de acuerdo contigo.
      Criticar por criticar no sirve de nada.

      http://katy-tocandootrospalillos.blogspot.com.es/2010/08/el-triple-filtro.html

      Eliminar
  5. Criticar, o juzgar en voz alta, nos define bastante, pero no tiene ninguna utilidad.
    Siempre funciona mejor si lo que piensas de la otra se lo dices para que lo pueda corregir o convencerte de que es así porque así le parece bien.
    Yo no critico (Salvo a los políticos) porque no me parece interesante, no tiene nada que ver con que sea buena o mala gente, no me interesa, solo es eso.
    Muy interesante lo que nos dices como el enlace y desde luego se puede pensar un rato en todo.
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Má que criticar yo abogo por la corrección desde el cariño y la honradez. Decir las cosas a los demás que nos duelen o no nos gustan ayuda a ambas partes. Criticar lo que hace en sembrar cizaña.
      Bss

      Eliminar
  6. Un gran post, digno de analizar.
    Criticamos a los demás, porque nosotros somos iguales a ellos. Tenemos los mismos defectos, pero es más fácil verlos en los demás que en nosotros mismos.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la paja en el ojo ajeno y n vemos la viga en el nuestro. Pienso como tú y lo último que debemos hacer es empañlar la imagen del otro.
      Bss

      Eliminar
  7. Otra buena entrada, para reflexionar. Iba a a comentarte lo mismo que ya ha he desdelaterraza sobre Sócrates, me lo contaron hace mucho tiempo y me impactó tanto que me prometí intentar cumplirlo.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena opción. Hablar por hablar o porque tenemos boca a veces es contraproducente y daña la imagen del prójimo.
      Bss

      Eliminar
  8. Evidentemente se refieren a esas críticas por la espalda, ese "despellejar al prójimo" sin más ni más, y no a una crítica constructiva que puede ayudar a mejorar algún aspecto. A veces necesitamos que alguien nos señale las cosas que no vemos.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo madame "Despellejar" que no conduce a nada positivo ni ayuda a mejorar cambiar.
      Es que señalar algo con honradez y con espíritu de mejorar ayudar no es crítica es algo necesario para crecer. Es corregir una dirección equivocada.
      Bisous

      Eliminar
  9. Algunos ven la paja en el ojo ajeno y no ven la viga que tienen en el suyo.

    La crítica, amiga Katy, es una falta de respeto, todos tenemos fallos y virtudes y cada uno tiene derecho a obrar como le plazca.
    No soporto los chismes ni a los chismosos.

    Buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro y a veces es mucho más. Puede dañar la imagen de una persona que no está para defender su postura Y a veces hasta somos mal intencionados. Yo tampoco me fio, porque s¡detrás mio harán lo mismo.

      Eliminar
  10. Ay, pues no sé...ni lo veo tan censurable tampoco como decía Quevedo "muchos dicen mal de mí y yo digo mal de muchos, mi decir es más valiente por ser tantos y yo uno" ;) Creo ser menos criticones no nos convertiría necesariamente en gente mucho mejor. Más respetuosos sí, pero no mejores. Mi abuela no toleraba chismes en su presencia, si alguien intentaba contarle que fulanito esto y lo otro se ponía lívida y decía sin levantar la voz: "eso a nosotros no nos importa nada"...Era una persona rígida que jamás se permitía a sí misma obrar de manera diferente a los rigurosos preceptos que había adoptado... Su hija, mi tía, es, quizá como reacción, la persona más cotilla del mundo, pero también es más buena que el pan caliente, afectuosa, cordial, divertídisima... Nunca extiendo chismes malintencionados sobre nadie, por mal que me caiga, pero, sí, de vez en cuando me despacho agusto. Es lo que hay :)

    Un beso, Katy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece estupendo tu razonamiento lo de que no somos no somos ni mejores ni peores. Tampoco se trata de eso. Pero creo que todos tenemos derecho a defendernos y a ser escuchados. Y hacerlo por la la espalda es negar esa oportunidad a la persona criticada. No tenemos ningún tenemos derecho de dañar la imagen de nadie. Si tenemos algo que censurar hay que ser lo suficientemente valiente para hacerlo a la cara. Claro que esa es mi postura. Que no tiene porque ser la de de los demás.
      Bss

      Eliminar
  11. bueno. creo que la crítica es necesaria siempre. criticar, quejarse, opinar, no ir cada uno a lo nuestro, si no preocuparnos por lo que sucede y por lo que se puede mejorar o corregir.
    otra cosa es el afán destructivo que tenemos y lo que nos molesta que otro haga algo que no soportamos.
    pero criticar, criticar es bueno.
    ala.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opinar, quejarse, comentar no es destructivo y la crítica a espaldas de alguien tiene muy poco de positivo. Todos tenemos derecho a equivocarnos y si se hace a la cara deja la puerta abierta para mejorar, arreglar, cambiar. Creo que todos los que habéis comentado decimos lo mismo pero con otras palabras.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Me gusta mucho este Post Katy. Es un tema sobre el que suelo pensar mucho, ya que es más la gente que conozco que critica a los demás (y bastante) que la que no. Pero no lo había pensado como dice el texto, lo de que lo que criticamos es porque lo tenemos... Me parece muy interesante.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eva, es que es un tema cotidiano ya mi modo de ver bastante delicado.
      Está bien reflexionar al menos para analizar nuestras actuaciones y de cómo vemos y tratamos a los demás.
      Bss

      Eliminar

Gracias por tu pasos y mucho agradezco que dejes tu huella,

Translate