Piensa

La vida es corta para levantarnos por la mañana con tristezas, nadie dice que será fácil, sólo te puedo asegurar que valdrá la pena

martes, 25 de mayo de 2010

El seminarista de los ojos negros


Tengo que decir que hace poco lo oí recitado por Fina en su blog Luna del Alba, que con su dulce voz me tranportó hacia tiempos pasados.
Es uno del primeros poemas que dejaron huella en mi alma y gracias a ella ha vuelto a cobrar protagonismo en mi memoria.


El seminarista de los ojos negros

Desde la ventana de un casucho viejo
abierta en verano, cerrada en invierno
por vidrios verdosos y plomos espesos,
una salmantina de rubio cabello
y ojos que parecen pedazos de cielo,
mientas la costura mezcla con el rezo,
ve todas las tardes pasar en silencio
los seminaristas que van de paseo.

Baja la cabeza, sin erguir el cuerpo,
marchan en dos filas pausados y austeros,
sin más nota alegre sobre el traje negro
que la beca roja que ciñe su cuello,
y que por la espalda casi roza el suelo.

Un seminarista, entre todos ellos,
marcha siempre erguido, con aire resuelto.
La negra sotana dibuja su cuerpo
gallardo y airoso, flexible y esbelto.
Él, solo a hurtadillas y con el recelo
de que sus miradas observen los clérigos,
desde que en la calle vislumbra a lo lejos
a la salmantina de rubio cabello
la mira muy fijo, con mirar intenso.
Y siempre que pasa le deja el recuerdo
de aquella mirada de sus ojos negros.
Monótono y tardo va pasando el tiempo
y muere el estío y el otoño luego,
y vienen las tardes plomizas de invierno.

Desde la ventana del casucho viejo
siempre sola y triste; rezando y cosiendo
una salmantina de rubio cabello
ve todas las tardes pasar en silencio
los seminaristas que van de paseo.

Pero no ve a todos: ve solo a uno de ellos,
su seminarista de los ojos negros;
cada vez que pasa gallardo y esbelto,
observa la niña que pide aquel cuerpo
marciales arreos.

Cuando en ella fija sus ojos abiertos
con vivas y audaces miradas de fuego,
parece decirla: —¡Te quiero!, ¡te quiero!,
¡Yo no he de ser cura, yo no puedo serlo!
¡Si yo no soy tuyo, me muero, me muero!
A la niña entonces se le oprime el pecho,
la labor suspende y olvida los rezos,
y ya vive sólo en su pensamiento
el seminarista de los ojos negros.

En una lluviosa mañana de inverno
la niña que alegre saltaba del lecho,
oyó tristes cánticos y fúnebres rezos;
por la angosta calle pasaba un entierro.

Un seminarista sin duda era el muerto;
pues, cuatro, llevaban en hombros el féretro,
con la beca roja por cima cubierto,
y sobre la beca, el bonete negro.
Con sus voces roncas cantaban los clérigos
los seminaristas iban en silencio
siempre en dos filas hacia el cementerio
como por las tardes al ir de paseo.

La niña angustiada miraba el cortejo
los conoce a todos a fuerza de verlos...
tan sólo, tan sólo faltaba entre ellos...
el seminarista de los ojos negros.

Corriendo los años, pasó mucho tiempo...
y allá en la ventana del casucho viejo,
una pobre anciana de blancos cabellos,
con la tez rugosa y encorvado el cuerpo,
mientras la costura mezcla con el rezo,
ve todas las tardes pasar en silencio
los seminaristas que van de paseo.

La labor suspende, los mira, y al verlos
sus ojos azules ya tristes y muertos
vierten silenciosas lágrimas de hielo.

Sola, vieja y triste, aún guarda el recuerdo
del seminarista de los ojos negros...

(Miguel Ramos Carrión)




Miguel Ramos Carrión (Zamora 1848- Madrid 1915)
Dramaturgo, periodista y humorista. Su primera obra Un sarao y una soirée, la estrena el año 1866. Desde entonces se dedicó a escribir para el teatro y sus éxitos se sucedieron durante cincuenta años, escribiendo en total cerca de setenta obras, muchas traducidas al francés, alemán, inglés, sueco, portugués, italiano y hasta al esperanto.

20 comentarios:

  1. Qué tristeza Katy, por un momento creí que se saldría del seminario y se casaría con la chica rubia.

    Muy triste para empezar el día.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Elena, es uno de los poemas que más me han marcado en mi juventud (tendría unos 14 años, ohhh que lejano queda) Y me acabo de enterar que el que lo escribió era humorista.
    Triste pero sigo encontrándolo tierno y bello. Un amor palatónico inmenso.
    Besos...
    Así es la vida, a veces duele y mucho

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias amiga, por estos trabajos que realizas tan bellamente, y en este caso te doy las gracias por traerme a tu casa.
    Cuidate mucho amiga y sigue haciendo esto que haces tan bien.
    Gracias por permitirme estar.
    Un beso
    Fina.

    ResponderEliminar
  4. Madame, que bonito! Yo no lo conocía.
    Me pregunto qué tal quedará traducido al esperanto!

    Feliz martes

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Vergüenza siento al pensar que tras 6 años trabajando en la preciosa Zamora, no conociera este poema de Ramos Carrión, un icono en la ciudad; claro que en esa época yo trabajaba mucho y gozaba poco.
    Me ha parecido el poema inmenso, triste y lleno de melancólicos recuerdos con un desenlace de profunda pena.
    Gracias Katy porque de tu mano he vuelto a mi juventud.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias Luna, si es por ti ni me vuelvo a topar o releer esta maravilla, (ya la he escuchado varias veces) y desconocía el autor...
    Besos y de permitirte nada estas en tu casa.

    ResponderEliminar
  7. Buenas tardes Madame, me alegro que conozca algo de mi mano:)y espero que le haya gustado. jajaja en Esperanto sonaría diferente haciendo un pareado sonaría de espanto.
    Bisous

    ResponderEliminar
  8. jajaja Candi yo tambien he vuelto amiga y además al otro lado del charco. O sea tuve que viajar y lo hice muy de prisa de la mano de Luna.
    No me acordaba del poema pero he vuelto a ver esos ojos negros.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. ¡Hermoso poema!
    Una historia triste de un amor que no empieza pero termina, me recuerda también mis años juveniles...
    No lo conocía y menos que el autor era humorista...
    No en vano digo que estoy conociendo mucho a través de tus entradas...
    Gracias por este hermoso aunque nostálgico momento.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Hola Marilu, cuanto me alegro que te haya gustado, Dentro de cada una de nosotras hay tal vez una niña que alguna vez soñó con amores platónicos o imposibles. Este poema me ha llebvado a su encuentro. Bellos recuerdos.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Hola Katy!! Hermoso y triste amiga. Entiendo las razones de las huellas en tu alma. Llegan de una manera increible.
    Besossss

    ResponderEliminar
  12. Gabriela, a pesar de la tristeza está llena de amor, armonía y belleza.
    Besos amiga espero que te haya gustado al menos

    ResponderEliminar
  13. Precioso, Katy. No olvidemos que los humoristas son quienes suelen hacer los planteamientos más serios y más profundos, aunque parezca lo contrario.

    ResponderEliminar
  14. Hola Manuel, me alegro mucho que te haya gustado. Desde luego son unos versos bellísimos , que tarnsmites sentimientos en cada un de sus palabras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Hola Hermana:
    A mi también es uno de los poemas que más me marcó. Me acuerdo cómo lo recitaba Nestor Ortega, nuestro querido profesor.
    Un beso y gracias por postearlo aquí y hacerme revivir momentos de mi juventud.
    Un beso Hermanaaaaaaa!!!!

    ResponderEliminar
  16. Hola, estoy por aquí de nuevo, viendo actualizaciones. Excelente post, felicitaciones.
    Un gran saludo desde:
    http://leyendas-de-oriente.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  17. Hola María, ¿o sea que tú también se lo has escuchado? después que yo claro. Un maraviilla. Lo llevaba encerrado y oculto hasta que Luna lo sacó del anonimato.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Gracias Oz, por tu visita. Ya sabes que eres bienvenido siempre. Me encanta que te haya gustado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Hi KATY! Es un poema increíble lleno de sentimiento y a la vez amor, lleno de nostalgia... Es una historia triste pero a la vez encantadora, soñadora y un tanto lúgubre, aunque yo tengo 13 años y parezca que por mi edad no pueda entender esto, me siento un poco identificada, porque en cierto modo estoy enamorada de un seminarista, que me llena el corazón de felicidad.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias por tu comentario y no se como has llegado hasta aquí, eres muy jóven aún. Y aunque respeto todas las opiniones y opciones me permito decirte que no creo que sea una buena opción enamorarse de un seminarista. Ya ves el final del poema.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Gracias por tu pasos y mucho agradezco que dejes tu huella,

Translate