Piensa

La vida es corta para levantarnos por la mañana con tristezas, nadie dice que será fácil, sólo te puedo asegurar que valdrá la pena

martes, 18 de mayo de 2010

El espejo

Renato casi no vió el auto tirado casi en la cuneta de la carretera. Llovía fuerte y era de noche. Pero se dió cuenta que al volante habia una mujer que necesitaba ayuda.
Asi que paró su auto y se acercó. El auto de la señora olía a tinta, de tan nuevo. La señora pensó que podría ser un asaltante. El no inspiraba confianza, por su aspecto humilde y pobre.
Renato percibió que ella tenía mucho miedo y le dijo:
-“Estoy aqui para ayudarla madam, no se preocupe!! Quédese en el auto, estará más calentita mientras le arreglo la rueda. A propósito, mi nombre es Renato”...
Ella tenía una llanta pinchada y para colmo era una señora de edad avanzada, algo bastante incómodo. Renato se agachó, colocó el gato mecánico y levantó el auto. Cambió la llanta pero quedó un poco sucio y con una herida en una de las manos...
Cuando apretaba las tuercas de la rueda ella abrió la ventana y comenzó a conversar con él. Le contó que no era del lugar, que solo estaba de paso por alli y que no sabía como agradecer por la preciosa ayuda. Renato apenas sonrió mientras se levantaba.
Ella preguntó cuanto le debía. Ya había imaginado todas las cosas terríbles que podrían haber pasado si Renato no hubiese parado para socorrerla. Renato no pensaba en dinero, era servicial y le gustaba ayudar a las personas. Este era su modo de vivir. Y respondió:
-“Si realmente quiere pagarme, la próxima vez que encuentre a alguien que precise de ayuda, dele a esa persona la ayuda que necesite y acuérdese de mi”.
Algunos kilómetros después la señora se detuvo en un pequeño restaurante, la camarera le trajo una toalla limpia para que secase su mojado cabello y le dirigió una dulce sonrisa.
Notó que la camarera estaba embarazada de ocho meses pero la no dejó que la tensión y los dolores le cambiaran su actitud. Pensó como alguien que teniendo tan poco, podía tratar tan bien a una extraña.
Entonces se acordó de Renato. Después que terminó su comida, y mientras la camarera buscaba cambio, la señora se retiró. Cuando la camarera volvió se preguntaba donde la señora podría haber ido, cuando notó algo escrito en la servilleta, sobre la cual tenía 10 billetes de $ 100.00
Se emocionó mucho cuando leyó lo que la señora le escribió. Decía:
- No me debes nada, yo tengo bastante. Alguien me ayudo hoy y de la misma forma te estoy ayudando. Si tú realmente quisieras reembolsarme este dinero, no dejes que este círculo de amor termine contigo, ayuda a alguien.
Aquella noche, cuando regresó a casa, cansada se acostó en la cama, su marido ya estaba durmiendo y ella se quedó pensando en el dinero y en lo que la señora dejó escrito.. Cómo pudo esa señora saber cuanto ella y su esposo precisaban de aquel dinero? Con el bebé que estaba por nacer el próximo mes, todo estaba difícil...
Se quedó pensando en la bendición que había recibido, y una gran sonrisa apareció en su rostro. Agradeció a Dios y se volvió hacia su preocupado marido que dormía a su lado, le dió un beso suave y susurró:
-Todo estará bien. ¡Te amo Renato!
Piensa en eso, y se quisieras pagarme por este e-mail, retransmitelo a tus amigos y no dejes que el circulo del amor muera contigo....
(Autor desconocido)
LA VIDA ES ASí... UN ESPEJO... TODO LO QUE TÚ DAS, VUELVE A TI!!

16 comentarios:

  1. Hoola Katy!! Un texto precioso. Uno debe hacer el bien sin pedir ni esperar retribución, la vida misma se encargará de eso.
    Feliz martes amiga!!
    Besosssssss

    ResponderEliminar
  2. Es que cuando se hace el bien pensando en una retribucion no se esta haciendo el bien en realidad, sino haciendo una inversion para obtener una ganancia, y asi no vale.
    Hay que hacerlo desinteresadamente,pensando solamente en entregarse al projimo.

    Feliz dia, madame, que extraño se me hace verla actualizar a estas horas, acostumbraba a visitarla de noche!

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. ayyy amiga me hizo llorar de alegria y de pensar que todabia hay personas asi aun necesitando dan mas que los que tienen muchisisisimo mas!!!!
    bellicima historia
    te deja un sabor de boca dulce dulce
    feliz martes!!!
    besos y abrazos :o)

    ResponderEliminar
  4. Me gustó el texto Katy.
    Me ha recordado una canció de Jorge Drexler cuya letra dice así:
    "Cada uno da lo que recibe
    Y luego recibe lo que da,
    Nada es más simple,
    No hay otra norma:
    Nada se pierde,
    Todo se transforma."

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola Gabriela la vida siempre devuelve la imagen que has proyectado, lo que no sabemops es cómo ni cuando. pero doy fe de ello. Losé porque lo que lo he exprerimentado
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola Madame, ando loca con el horario trsstocado, Tiran de mi de todos los lados y corre que te corre lo hago cuando puedo.
    Efectivamente Madame, el corazón tiene sus leyes y la generosidad tiene que brotar sola, sin esperar nada a cambio, porque lo gratis has recibido, gratios lo has de dar.
    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Gracias Blanca, casi siempre dan los que menos tienen. Nado¡ie está obligado a dar más de lo que puede. Pero lo poco o mucho sale siempre de un corazón abierto.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Elena, tus palabras complementan muy bien el relato. Dar y darse sin pedir nada, y si vuelve porque la vida te quiere retribuir recibirlo con agradecimiento y como don.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Es bonito y bueno para la reflexión.
    Hay que dar sin esperar la recompensa. Ésta se tiene solo con la buena acción.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. No siempre es así, pero, por regla general, se suele recoger lo que se siembra. La mejor recompensa es tener la conciencia tranquila, sabiendo que has ayudado a quien has ido encontrando por el camino de la vida.

    Besos, Katy.

    ResponderEliminar
  11. La recompensa como dices Candi esta en la alegría de dar.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Hola Perikiyo, Creo que siempre suele ser asi. Lo que ocurre es que lo que siembras no siempre eres tu el que lo recoge. Pero los vientos siempre te acabarán trayendo una semilla cuando la necesitas sin saber de donde procede. Esta es mi lectura personal del texto por supuesto y mi experiencia personal.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. querida Katy cuanto tiempo verdad? te dejo las gracias por tus comentarios y el premio de que me hablas en enigmas recien he abierto la pagina y me he enterado , estoy ahora en proceso de cambios de ciudad y posiblemente de estado estoy en eso por eso no he estado activa , te dejo saludos y muy agradecida
    despe

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado Katy, de nuevo sale la Ley de Atracción.
    La verdad es que a veces me parece un poco utópico que la gente sea así de generosa, pero otras veces, pienso que si es posible.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Hola Despe, cuanto tiempo. Pensé que habías dejado la blogosfera porque no publicabas nada en minguno de tus dos blogas.
    Lo que comentas es buena noticia. Lo primero es lo primero y eso quiere decir que organizar la propia vida es fundamental.
    Deseo que todo te salga bien, y aquí estaré esperando tu vuelta.
    Gracias por tus noticias y buena suerte.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Hola Nikkita yo no es crea que en la ley de la atracción es que la he experimentado en muchas ocasiones. Hay que ir sembrando, aun sabiendo que la cosecha no te corresponde, pero la vida se encarga de devolverte de alguna manera aquello que has hecho de bueno a los demás por solidaridad, generosidad, desinterés y si es por amor mejor aún.
    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por tu pasos y mucho agradezco que dejes tu huella,

Translate