Piensa

La vida es corta para levantarnos por la mañana con tristezas, nadie dice que será fácil, sólo te puedo asegurar que valdrá la pena

miércoles, 29 de abril de 2009

Cómo reaccionamos en la vida

El problema no está en si la vida es fácil o difícil, sino en cómo reaccionamos ante los obstáculos.
Si un día se cierra una puerta, la solución no es romperte la cabeza dando contra ella, sino preguntarte si no habrá, al lado de ella o en la misma dirección, alguna otra puerta por la que puedas pasar. En la vida tienes que aceptar a veces salidas de emergencia, aunque te obliguen a dar un pequeño rodeo.
Procuremos tener alternativas, opciones, tener siempre encendidas tres o cuatro ilusiones; así, si se apaga una, tendremos otras de las que seguir viviendo.
Distingamos siempre entre nuestros ideales y los medios que tengamos para llevarlos acabo.
Nuestra escala de valores debería ser intocable. Pero hay cosas modificables y que pueden cambiar. Si alguien pone obstáculos a nuestra forma de ver las cosas y realizarlas nos debemos de preguntar si estos se oponen frontalmente a los suyos, y no hagamos un mundo de problemas en cambiar la forma si no toca el fondo. Nos evitaremos muchos disgustos.
Aprendamos en la vida a ser insistententes y tenaces sin confundir la tenacidad con la cabeza dura.
No debemos ceder ni de nuestros ideales ni de nuestras convicciones, pero tampoco olvidar que una verdad puede decirse de mil maneras y que no siempre vale la pena sufrir por ciertos modos de expresión, ni utilizar la agresión.
Y cuando llegue una ola que sea más fuerte que nosotros , agachémonos, dejémosla pasar, esperemos... y luego, sigamos nadando. Nuestro ideal ha de ser convertirnos en las mejores personas que podamos ser.No temamos desarrollar todo nuestro potencial si llega el momento por temor a encontrarnos con una puerta cerrada. Esto es una actitud equivocada. Debemos crecer, desarrollarnos como personas al máximo posible.
Aún la persona más insignificante a los ojos de los demás tiene dentro de si el potencial más grande si tiene el suficiente coraje de sacarlo fuera de si.

1 comentario:

  1. Anónimo2/5/09 15:41

    Para permanecer donde estamos, íntegros, hay que ser flexibles como el bambú que se mueve al ritmo del viento, por eso no se parte.

    ResponderEliminar

Gracias por tu pasos y mucho agradezco que dejes tu huella,

Translate