Piensa

La vida es corta para levantarnos por la mañana con tristezas, nadie dice que será fácil, sólo te puedo asegurar que valdrá la pena

domingo, 23 de febrero de 2014

Algunas muertes absurdas de la historia


Si bien la muerte es el final de nuestro camino terrenal para todos, es cierto que hay muertes y muertes. Aquí traigo una recopilación de un PPs que me llegó y es bastante curioso
Hoy en día, parece que estamos bastante insensibilizados con respecto al tema de la muerte. Curiosamente, sin embargo, nos sentimos fascinados por ella y nos sorprendemos al descubrir las muertes tontas de algunos personajes históricos.

Esquilo (456 a.C.)
Murió golpeado por una tortuga desprendida de las garras de un águila que sobrevolaba su cabeza. Al parecer, las águilas quebrantahuesos solían lanzar tortugas contra las piedras para abrirlas... y Esquilo era calvo.

Pirro (272 a.C.)
Muere mientras paseaba, recibió el impacto de una teja lanzada por una anciana desde una azotea.

Enrique I de Castilla (1217)
También murió golpeado por una teja desprendida de un tejado cuando dos mancebos se asomaron para verle marchar.

Arquímedes (212 a.C.)
Fue atravesado por la espada de un soldado romano al que había increpado por pisar los dibujos científicos que había hecho en la arena de la playa.

Plinio, el Viejo (79)
Intrigado por la erupción que arrasó Pompeya, sufrió una crisis cardíaca investigando el fenómeno de cerca... mientras sucedía.

Caracalla (217)
Un soldado de su escolta lo apuñaló mientras orinaba entre unos arbustos.

Agatocles (286 a.C.)

Sherwood Anderson (1941)
Las vidas del tirano de Siracusa y el famoso escritor se vieron truncadas por un palillo. En el caso de Agatocles, se atragantó con un mondadientes; Anderson, sufrió una peritonitis tras tragárselo.

Li Po (762)
Probablemente, una de las muertes más poéticas de la Historia: mientras navegaba ebrio por el río Yangtzé, Li Po trató de abrazar el reflejo de la luna, cayendo del bote y ahogándose.

Federico I Barbarroja (1190)
El peso de su armadura hizo que se ahogara en un río. Ya muerto, su hijo trató, sin éxito, de conservar su cuerpo en vinagre.

Juan XII (1334)

François Félix Faure (1899) 

Jean Daniélou (1974)
Tanto el papa como el presidente francés y el cardenal Daniélou forman parte de la lista de personas muertas en brazos de una prostituta.

Felipe el Hermoso (1506)
Bebió demasiada agua fría nada más terminar un juego de pelota.

Maximiliano I de Austria (1519)
La muerte le llegó al archiduque y emperador, antecesor de Carlos I de España, debido a una indigestión de melones.

Hans Steininger (1567)
La persona que ostentaba el récord de la barba más larga del mundo (1,5 metros) olvidó enrollar su peludo tesoro durante un incendio y, con las prisas, tropezó con él y se rompió el cuello.


Tycho Brahe (1601)
En el siglo XVI, levantarse de la mesa antes de acabar la comida era considerado todo un insulto. Brahe, que tenía problemas de vejiga y era conocido por sus excesos con la bebida, fue demasiado educado para excusarse e ir al baño, y murió entre agonías varios días después tras reventarse su vejiga.

Jean-Baptiste Lully (1687)
Este compositor francés falleció a causa de una grangrena tras clavarse la batuta en un pie en pleno berrinche contra los músicos a los que dirigía.

Fernando VI, el Prudente (1759)

Catalina II, la Grande (1796)
Ambos gobernantes murieron sentados en la taza del váter.

Adolfo Federico de Suecia (1771)
El llamado "rey que comió hasta morir" falleció por problemas digestivos tras engullir durante una cena langosta, caviar, chucrut, sopa de repollo, ciervo ahumado, champán y catorce platos de su postre preferido, relleno de mazapán.

Alejandro I de Grecia (1893)
Su mono mascota le contagió la rabia con un mordisco.

Jack Daniel (1911)
El fundador de la conocida marca de whiskey, al no recordar la combinación de su caja fuerte, le dio una patada, con tal mala pata (nótese el chiste) que se le infectó el dedo gordo del pie y terminó muriendo.

Franz Reichelt (1912)
Saltó desde la Torre Eiffel con el fin de probar su prototipo de paracaídas que no funcionó.

François Faber (1915)
Estando en una trinchera durante la II Guerra Mundial, recibió un telegrama notificándole que su mujer había dado a luz. Al saltar de alegría, recibió un tiro de un soldado alemán.

Ray Chapman (1920)
El jugador de béisbol fue mortalmente alcanzado en la cabeza por una pelota que no vio, ya que por aquel entonces los pitcher ensuciaban la pelota antes de lanzarla para disminuir su visibilidad.

Harry Houdini (1926)
El gran mago presumía de su habilidad para controlar su cuerpo de modo que no sintiera dolor, fue retado por un estudiante a recibir puñetazos en el abdomen sin inmutarse. Houdini, aguantó bien, pero los golpes que le propinó el universitario, jugador de rugby y estrella del boxeo, agravaron su principio de apendicitis y acabó muriendo días después.

Isadora Duncan (1927)
La conocida bailarina estadounidense debió haberse dejado la bufanda en casa, ya que su echarpe le causó la muerte por fractura de las cervicales al enredarse en la rueda de un coche.

Marie Curie (1934)
Sin conocer los efectos de la radiación, falleció de anemia aplásica como consecuencia de sus importantes investigaciones.

Thomas Midgley (1944)
Tras contraer la polio, diseñó un complejo sistema de cuerdas y poleas para levantarse de la cama con el que acabó estrangulándose por accidente.

Joan Burroughs y William Burroughs (1951)
Bebieron demasiado una mala noche y no se les ocurrió ninguna diversión mejor que jugar a ser Guillermo Tell... pero de verdad. El escritor acabó entre rejas por homicidio involuntario al no alcanzar con su flecha la manzana que Joan su mujer se puso sobre la cabeza.


Los que cito a continuación,;tienen en común que todos murieron de risa. ¡Una muerte feliz!

Calcas (s. XIII a.C.),
Quilón de Esparta (s. VI a.C.),
Zeuxis (398 a.C.),
Filemón de Soli (262 a.C.),
Crísipo de Soli (208 a.C.) y
Pietro Aretino (1556):


Buen finde, me encantaría morirme de risa:-)

37 comentarios:

  1. Test Matemático Respuesta
    Todos los números comienzan por la letra D
    ¡¡¡Cruel, ¿no?!!!
    Y no me digas que acertaste porque no me lo creo !!
    Los otros dos no necesitan respuesta:-) Feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JOJO claro que no acerte y aun me da vueltas la cabeza :) eres genial, una XD! semana TQM

      Eliminar
    2. Mil gracias Regina. Tu si que eres genial:-) Es puro entretenimiento.
      Bss

      Eliminar
  2. Hola Katy, acabo de responder al test y a Chelo, si me lo se, soy aficionada a estos juegos.jeje. Respondí raro pensando que tu sabiendo la respuesta lo entenderías.
    Referente a las muertes es sorprendente de cuantas maneras podemos morirnos, bueno, solo de una pero sea cual sea son todas curiosas. No se como me gustaría morirme, tampoco creo que pueda elegir . Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que lo entendí perfectamente pero no podía hacer aclaraciones jajaja. Era una pregunta trampa. Yo si se como me gustaría morirme. Dormida que creo que es una muerte dulce. Un infarto siempre lo es. Pero como dices. No podemos elegir:-)
      Bss y buena semana.

      Eliminar
  3. Increíble la muerte de algunos... Conocía la de Isadora, que me parece súper ridícula... La del matrimonio que se emborrachó y ella se puso la manzana, jajaja, sé que no es para reírse, pero he flipado por el modo de morir...
    Un beso Katy, buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dramática, porque no es una forma normal de morir. Eso es tentar el destino. Como tenían que estar los dos para hacer algo así. Lo flipas como dices.
      Bss y buena semana

      Eliminar
  4. Qué mala suerte han tenido todos éstos, aunque puestos a elegir, mejor morir de risa ¿no?

    Un beso Katy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mala suerte esa es una buena palabra. No es una forma normal de morir. Pero morirse de risa debe se placentero, porque es un infarto en toda regla.
      Bss

      Eliminar
  5. galicintas24/2/14 11:02

    Desde luego de todo esto se deduce ,que la muerte es caprichosa e imprevisible ,porque de poder elegir ¿quien sabe el gusto de cada cual?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si pudiéramos elegir, seguro que todos querríamos no enterarnos. Igual estos tampoco se enteraron. El caso es que hay algunos muy curiosos.
      Bss
      Bss

      Eliminar
  6. Mas pronto o mas tarde, todos vamos para allá, pero hay maneras de ir, que vaya tomate que tiene la cosa.

    Bueno, que mas da. ir hay queir....

    manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está claro, unos antes y otros después, unos jóvenes y otros mayores. Pero la mayoría de los seres humanos mueren en una cama, accidentes de coches etc. Esto es simple curiosidad.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Todas ellas muy curiosas, pero es que llamarse Maximiliano es como para no abusar de tanto máximo meloneo. Jajaja.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Morirse de indigestión de melones. Increíble
      Claro que hay que morir de algo pero hay muertes y muertes.
      Bss

      Eliminar
  8. Has hecho una buena recopilación de curiosidades que trajeron la muerte a sus protagonistas.
    Un beso Katy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son curiosos y son curiosos porque son personas conocidas las que las sufrieron.
      Bss y buena semana.

      Eliminar
  9. Interesante recopilacion

    Entristece ver como fueron recordados por como murieron no por las obras que dejaron no?

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno la mayoría son personajes conocidos y que han dejado obras importantes detrás, unas mejores que otras. Si es a mi a quien golpea una teja no me recordarían ni por este hecho.
      No son muertes lógicas sino excepcionales.
      Bss

      Eliminar
  10. La vida es una caja de sorpresas, pero después de leer tu post la muerte si que es un misterio que se oculta de múltiples formas algunas sin duda de lo mas sorprendes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo. Lo que pasa es que no hablamos de ella. Siempre se mueren los demás, y cuando eres tu el finado, ya no te enteras. Da lo mismo ser famoso que anónimo. Es lo único que nos iguala a todos.
      A mi me llama la atención mucho.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Todas ellas son malas porque, al final, se acaba en la tumba, lo cual no tienen remedio. Prefiero que me pille la parca desprevenida y sin dolor. Y, por supuesto, que no me recuerden por mi muerte ridícula.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena opción, nunca es buen momento para morir porque no estamos preparados para ello como los antiguos. Pero morir por un tiesto como un vecino mio es dramático.
      Bss

      Eliminar
  12. ¡Urgh! La mayoría son muertes ridículas, de algunas de ellas no se puede culpar al muerto... pero la de Joan Burroughs... Su marido tuvo suerte de ser sólo acusado de homicidio involuntario
    Un abrazo, Katy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos no son comunes. Esta pareja es que estaban como cubas. Yo no me habría prestado a ello ni con un marido sobrio.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Muchos se repiten y se repetirán. como la muerte después o durante los atracones que se dieron: ahí tenemos al rey sueco o al presidente francés Fauré (este, un escabroso suceso sobre la que la propia amante escribió después. Ni te imaginas los esfuerzos que hubo que hacer para separar el cuerpo de político de su amante), pero lo de Esquilo es el colmo de la mala suerte. Si la probabilidad de que le caiga a uno algo en la cabeza es pequeña, que lo sea arrojado por un águila es pequeñisima, y que ese objeto sea una tortuga ya por decirlo con propiedad, infinitesimal. Surrealista e irrepetible.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese hecho lo recuerdo porque fue sonado. Salió en toda la prensa. Terrorífico. A un vecino nuestro se le cayó un tiesto en la cabeza y lo mató,, lo tiró un niño de 5 años. Y a otro se le cayó un cornisa cuando paseaba al perro. O sea no son muertes normales.
      Bss

      Eliminar
  14. Si que hay muertes de muertes! Muy buena entrada. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos te hace pensar si es casualidad, destino o no se sabe.
      Bss

      Eliminar
  15. Madre mía, lo de Luly y la batuta es lo que más me ha llamado la atención, se puede decir que murió de mal caracter, con lo cual le da la razón a mi madre que siempre me avisa de que ese temperamento tuyo te va a dar muchos disgustos jajaja

    Echo de menos a Pitágoras en la lista. Según Indro Montanelli cuando los Crotoneses se hartaron del maestro y de su academia y fueron a buscarlo para darle lo suyo el maestro consiguió huir en calzoncillos y llegar a un campo de habas donde habría podido ocultarse pero como las odiaba se negó a esconderse entre ellas y allí lo alcanzaron :D

    Yo también las odio a las habas...

    Un beso, Katy, me encantó la entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta muerte hoy era evitable. En aquella época impensable. Murió por mal genio como dices al fin y al cabo. Faltan muchos. Pero tampoco era cuestión de eternizarse, un poco de morbo solo.. jajajaj.
      O sea tendré en cuenta de no compartir contigo una habitas con jamón:-)
      Bss

      Eliminar
  16. Realmente habido muertes para todos los gustos, y algunas impresionantes, pero así es la vida nunca sabes que te va a ocurrir cada día cuando sales a la calle.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La muerte siempre impresiona.Pero otras doblemente porque podrían haberse evitado.
      Bss

      Eliminar
  17. Valiosa esta información Katy. Un paseo por la historia y por personas tan importantes.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un paseíto. Los personajes importantes tampoco se libran de morir ni eligen la forma de hacerlo. Aquí no nos quedamos nadie.
      Bss

      Eliminar
  18. Desconocía todos estos casos.Son ilustrativos.
    Conclusión: En el momento más inesperado y de la manera más simple puede ocurrir el desenlace.
    Una amiga nuestra murió este verano: Iba rumbo a la costa y se produjo un embotellamiento en la ruta.Sufrió un infarto.No sufrió pero los que iban con ella quedaron impresionados.
    Quisiera morir riendo una tarde de sol.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muertes evitables como estas y la de tu amiga. Que sinos es por el tráfico tal vez se habría salvado. Me apunto a tu muerte, pero no está en nuestras manos elegir nuestra forma de morir.
      Bss

      Eliminar

Gracias por tu pasos y mucho agradezco que dejes tu huella,

Translate