Piensa

La vida es corta para levantarnos por la mañana con tristezas, nadie dice que será fácil, sólo te puedo asegurar que valdrá la pena

viernes, 20 de septiembre de 2013

Su misión o ¿Sumisión?


Abrió los ojos como una autómata, ni tan siquiera se asomó a la ventana para ver si hacia sol, o estaba nublado, a ella que más le daba. Todos los días eran iguales desde hace 30 años. Era como un robot al servicio de una sola persona, tenía un trabajo asignado, la de cuidadora y enfermera y nada ni nadie podía distraerla de su tarea, porque nada existía fuera de él.
Estaba recluida, sin libertad, sin voluntad propia y lo peor es que ni se daba cuenta de ello. Ella lo había aceptado tal cual. Le amaba hasta la extenuación.
Se vistió de prisa antes de recibir la primera orden. Se tomo un café casi frío y se puso a preparar el desayuno de su “señor”. No sabía nunca como acertar porque el hombre se había vuelto caprichoso y siempre quería otra cosa. Sus achaques - muchos de ellos graves- le habían convertido en el eterno enfermo arrastrando tras si a su abnegada y servil compañera. Para el eso era lo normal. Solía decir que el habría hecho lo mismo. La arteriosclerosis se había apoderado de sus neuronas y había hecho mella en su capacidad para no hacer ninguna otra cosa que no fuera quejarse de sus múltiples dolencias. “De profesión enfermo”.
Pacientemente le ayudó a vestirse en medio de los "ayes" y le guió hasta la esquina del sofá dónde solía sentarse durante todo el tiempo que permanecía despierto. Y así comenzaba el rosario de peticiones y de órdenes que ella cumplía rigurosamente sin rechistar y ni siquiera se preguntaba por qué, y para qué lo hacía. No tenía tiempo.
Ahora un vaso de agua, ahora las medicinas,, ahora el rascador, ahora estírame la pierna, ahora un masaje a la espalda, ahora véndame el dedo gordo, ahora me pica, ahora dame crema, ahora me duele, ahora tengo frío, tráeme la manta, quítame el jersey…
Había asumido el rol de esclava y llenaba su saco vital de frustraciones en silencio. Horas perdidas teñidas de dolor, angustia, esperando siempre el final del sufrimiento y la enfermedad, y junto a esas horas su vida se iba consumiendo sin remedio.

Algunas veces supongo buscaría respuestas a preguntas que nunca se había formulado. Pero que seguro que existían en algún lugar dentro de su cabeza ó fuera de ella. Tal vez se compararía con otros que sabrían vivir mejor, solo tal vez.
Mientras tanto iba cumpliendo hasta el sacrificio y con orgullo mal entendido la máxima de “Hasta que la muerte nos separe” ¿Para que iba a rebelarse o plantearse algún cambio? Era la viva imagen de la resignación. La misión le había sido asignada desde la eternidad y su rol voluntariamente asumido eran la de llevarle durante años sin término de un hospital a otro, de una sala de urgencias a otra, de la cama al sofá y del sofá a la cama. No consentía que se la sustituyese, ni que la separasen de él, solo ella sabía como atenderle, y su destino según sus palabras estaba en sus manos.

Un día se apagó la débil vela que le mantenía atado al pijama y a ella le pilló de sorpresa. Se quedó sin nada, huérfana de trabajo, de misión y despojada del único sentido de su vida, como un funambulista al que le quitan la cuerda. ¿Qué haría a partir de ahora?
Pasado algún tiempo empezó a tener conciencia de su yo individual y que no era un todo con él, pero le daba miedo enfrentarse a si misma, a esa realidad, porque en el fondo de su alma él seguía vivo y no quería serle infiel. Paradojas del destino.

33 comentarios:

  1. Un caso que tristemente es muy común, y no sólo se da en matrimonios, también en padres e hijos cuya vida es el cuidado del otro, y cuando el enfermo muere deja un vacío difícilmente explicable.

    Un beso Katy.

    ResponderEliminar
  2. Así es Elena, mas de uno porque no tienen un espacio propio. No se puede vivir únicamente para el otro ni ser del otro. Porque cuando desparece te quedas con las manos vacías.
    Lo curioso es que a veces se hereda lo que se ha criticado en otros y se repiten los comportamientos a pesar de haberlo visto y criticado.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Una estupenda reflexión sobre una situación mas frecuente de lo que nos gustaria.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chelo, de vez en cuando es bueno reflexionar y pensar en tantas mujeres que nos precedieron y que aún hoy en día siguen siendo esclavas de su educación o por imposición.
      Bss

      Eliminar
    2. Haber pienso que entre lo mucho y lo poco hay un termino medio.yo tengo una estupida enfermedad y prometo que pienso en los demas antes que de mi, esa actitud de el me parece egoista la ella una sumision total lo siguiente es morirse.
      No se si estas de acuerdo, pero lo pienso asi.
      Yo no voy de victima ni resignada.
      No dejo a nadie tirado por supuesto, pero lo que no quiero para mi, no lo deseo para nadie. Salud

      Eliminar
    3. Siempre hay un término medio. Una cosa es amor y otra la obligación. Una cosa es la libertas y otra la esclavitud eso está claro. Pero ser del dominio de alguien sin tener tu espacio es bastante frustrante y castrante.
      Y dices bien, lo quieres para ti tampoco para los demás.
      Bss y buen finde

      Eliminar
  4. Genial. La vida es una sucesion de rutinas y como tal las asumia con resignacion. Habia perdido la conciencia de ella mismo como individuo como le ocurrio al elefante de la fabula que, pese ha haber crecido y adquirido fuerza para romper sus cadenas, tenia estigmatizada la imposibilidad de romperlas.
    Rutinas, ni mas ni menos que rutinas...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por este comentario tan lúcido y por recordarme la fábula del elefante. No había caído en a cuenta. Rutinas que acaban un yo que potencialmente era creativo y estaba llamado a desarrollarse.
      Bss

      Eliminar
  5. Cierto, muy cierto, querida Katy. Todos estamos expuestos a ese riesgo, no solo ella ;)
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo somos esclavos de muchas cosas, Y si no nos damos cuenta pueden terminar con cualquier persona. Pero creo y espero que no sea nuestro caso:-)
      Buenas noches Feliz y buen finde

      Eliminar
  6. galicintas21/9/13 18:21

    Como me ha hecho pensar esta reflexión y es verdad lo que comienza siendo una misión aveces se termina convirtiendo en una sumisión que aceptamos de forma silenciosa y resignada.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una reflexión bastante dura, todo comienza por amor, por complacer y al final la esclavitud, pero lo mejor de todo es que la persona lo acepta y lo ve normal porque se siente útil y que alguien la necesita.
      Es muy complicado.
      Bss

      Eliminar
  7. A veces puede parecer sumisión, pero cuando se realiza con amor, por muy complicado que esto sea hay algo interno que te hace sentir que estas en el lugar adecuado y devolviendo parte de un amor que en su momento tal vez fue al contrario y que sin embargo muchas veces se olvida.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que anularse a uno mismo sea la solución. Porque después de desaparecido el único objetivo que has tenido en tu vida te encuentras de que tu misión se terminó y después no hay nada.
      No cuestiono el amor sino que el sentido del deber no puede anular a nadie. Y no hablo solo de parejas sino de hijas que han cuidado hasta el límite de los padres por sentido del deber y después qué.
      Bss

      Eliminar
  8. Difícil de definir si es amor o compasión.
    Los sentimientos y las situaciones se vuelven complejas según que personas.... Lo que si tengo muy claro es que después de un largo tiempo estar haciendo (su misión) quedan tocadas de autoestima.
    Espero estén a mi lado.......Yo estaré!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que está en juego la libertad individual que no todos entendemos igual. A mi juicio esto enlaza con la tan traída y llevada libertad dela mujer. El tema no es fácil. Una cosa es estar junto a y otra dejar de ser yo para que el otro respire.
      Me ha encantado tu comentario porque evidentemente no hay un solo camino y este es muy espinoso.
      Bss

      Eliminar
  9. Una reflexión dura, como dices... pero necesaria. Y su lectura se puede ampliar más allá de la enfermedad, de la dependencia física: también existen "vampiros emocionales" de los que es dificil librarse.
    Un abrazo, Katy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto lo malo es que cuando ambos dos se une, entonces has de renunciar hasta de tu nombre. El ser de alguien y encima ser indispensable es lo pero que le puede pasar a un ser humano. Creo que todos tanto hombres como mujeres tenemos derecho a nuestro espacio. Solo así se crece como persona. Junto a pero somos dos.
      Un abrazo y buena semana

      Eliminar
  10. Hay personas, que exclavizan.
    Hay personas que se dejan exclavizar.

    Hay que estar en la Salud y en la enfermedad.
    Pero el entendimiento y el cariño, por ambas partes, le da a cada uno su sitio dentro de las necesidades.

    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que yo pienso. Por supuesto que el amor y la generosidad siempre han de darse, con cualquier ser humano. Lo que ya nos es tan normal es dejar de ser tú para ser del otro sin una vida propia.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Por suerte si bien todos somos iguales tambien somos diferentes.

    Sumisiones que son aceptadas creo que son parte de seres que lo concideran tal vez.....una mision.

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente cada caso será diferente, a veces son aceptadas, otras impuestas. Pero lo que no se puede es anular a nadie. Todos tenemos derecho a nuestra individualidad, y a nuestro espacio. Lo otros es asfixiante.
      Bss y buena semana

      Eliminar
  12. Es tan dolorosamente frecuente...Conocí un caso muy parecido...Ella apenas le sobrevivió cuatro meses. Estaba llena de vida, pero no supo como vivirla después. Creo que se murió de pena.Un beso muy muy grande, Katy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un poco ficticio pero basado en varios hechos reales, no solo pareja,. Sino hijas cuidadoras, a las que han dejado sin presente ni futuro. Si que es frecuente. Esas personas son abnegadas y asumen el papel de víctimas a la perfección.
      Bss y buena semana

      Eliminar
  13. Me apena mucho estas historias porque las vemos a nuestro alrededor.
    Llegar a la vejez y como es natural con la salud casi destruida es una etapa que si la alcanzamos tiene que ser dura aunque tengas la suerte de tener al lado seres que te cuiden y esten pendientes.
    Un beso y hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hay muchas por desgracia. La vejez es dura pero yo no hablo de vejez, porque si son hijos si, pero si son pareja y toda la vida así al servicio de por comodidad y sin dejar espacio al otro... pues es como que que soy tu dueño.
      Claro que hay que hay que estar a las duras y a las maduras, pero no las 24 horas durante años..
      Bss

      Eliminar
  14. Sigue sintiendo las cadenas después de habérselas cortado, aprender algo nuevo que cambie los hábitos adquiridos durante tanto tiempo es muy difícil, aprender a vivir en libertad es aun más.
    Besos y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has dicho mejor que yo. Llegada a ciertas edades si no has desarrollado algunas habilidades ya es difícil, porque generalmente la persona ni se da cuenta de que su vida fue sometimiento.
      Feliz semana para ti también

      Eliminar
  15. Yo comenté esta entrada, pero a lo peor no le di a publicar, las prisas no son buenas. Es un relato estremecedor, que sucede mas de lo que podemos pensar, yo recuerdo el caso de dos hermanas. Un abrazo y clico y espero jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al ser durante años monitores de Escuela de Padres, hemos conocido muchos casos a través de las reuniones. Unos más cercanos que otros.
      Bss

      Eliminar
  16. Hola Katy, es fuerte el escrito, pero real. Justamente el martes estuvimos hablando con una amiga de una conocida que vivió algo similar, aunque con un final distinto, ya que la que se fue primero fue ella, la que cuidaba!!
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  17. Hola Katy, es fuerte el escrito, pero real. Justamente el martes estuvimos hablando con una amiga de una conocida que vivió algo similar, aunque con un final distinto, ya que la que se fue primero fue ella, la que cuidaba!!
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  18. Hola Katy, es fuerte el escrito, pero real. Justamente el martes estuvimos hablando con una amiga de una conocida que vivió algo similar, aunque con un final distinto, ya que la que se fue primero fue ella, la que cuidaba!!
    Abrazo!!

    ResponderEliminar

Gracias por tu pasos y mucho agradezco que dejes tu huella,

Translate