Piensa

La vida es corta para levantarnos por la mañana con tristezas, nadie dice que será fácil, sólo te puedo asegurar que valdrá la pena

miércoles, 19 de octubre de 2011

Una experiencia: "Entre las Hermanas de la Caridad"

Ocurrió durante un mes de voluntariado en las vacaciones de verano.
Cuando llegamos a Nairobi (Kenya), nos preguntábamos cómo nosotros, inexpertos universitarios, podríamos ayudar en aquella África sucia, polvorienta y calurosa.
Quizá arreglando tejados, pero no teníamos experiencia en construcción.
Quizá pintando un colegio, pero no sabíamos de pintura.
Lo que sí teníamos claro era nuestra intención de darnos totalmente a los demás.
Sin embargo, recibiríamos mucho más de lo que logramos dar: tuvimos la suerte de entrar en contacto con el Tercer Mundo, a través de un alojamiento para niños moribundos de las Hermanas de la Caridad en Nairobi.

Todos entramos en aquella casucha, un tugurio sin muebles, con poca luz. Contrastaban las hamacas llenas de niños enfermos y lloriqueando con los limpísimos trajes talares blancos y azules de las Hermanas de la Caridad, que rebosaban alegría. Yo me quedé bloqueado, en la mitad de la habitación.


Nunca había visto nada así. Mis compañeros universitarios se esparcieron por las estancias, siguiendo a distintas monjas, que requerían su asistencia.
Una hermana me preguntó en inglés:
-¿Has venido a mirar o quieres ayudar?
Sorprendido por tan directa pregunta y en estado de sopor, balbuceé:
-A ayudar…
-¿Ves a ese niño de allí, el del fondo que llora? Lloraba desconsoladamente, pero sin fuerza.
-Sí, ése (le dije señalándolo).

-Bien: tómalo con cuidado y tráelo. Lo bautizamos ayer. Le noté con una fiebre altísima. El niño tendría un par de años.
-Ahora tómalo y dale todo el amor que puedas…
-No entiendo… -me excusé.
-Que le des todo el cariño de que seas capaz, a tu manera.
-Y me dejó con el niño.
Le canté, lo besé, lo arrullé… dejó de llorar, me sonrió, se durmió. Al cabo de un rato, busqué llorando a la hermana:
-Hermana: no respira.
La monja certificó su muerte:

-Ha muerto en tus brazos… Y tú le has adelantado quince minutos con tu cariño el amor que Dios le va a dar por toda la eternidad.
Entonces entendí tantas cosas: el cielo, el amor de mis padres, el amor de Jesús, los detalles de afecto de mis amigos…
Mi viaje a Kenya supuso un antes y un después en mi vida. Ahora sé que todos tenemos “Kenyas” a nuestro alrededor para dar amor cada día.

“ Voy a pasar por la vida una sola vez, cualquier cosa buena que yo pueda hacer o alguna amabilidad que pueda hacer a algún humano, debo hacerlo ahora, porque no pasaré de nuevo por ahí”.
Madre Teresa de Calcuta

36 comentarios:

  1. Estremecedor testimonio Katy.
    Hay que remover conciencias de vez en cuando, porque de no hacerlo pensaremos que esta injusticia llegó a su fin, sin embargo aún hay mucho dolor en África.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Katy!! Es muy importante leer estas experiencias estremecedoras. Lo primero que haría es abrazarlos, esas miradas tan desoladoras, les daría mucho amor. Me emociona y me entristece ver como el ser humano se pelea por el poder y estos niños necesitan amor y cuidado.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  3. Toda esa gente representa la cara buena del mundo.

    Un beso, katy

    ResponderEliminar
  4. Hola Elena, queda mucho dolor en África y en muchas otras partes del mundon y lo peor que este dolor es contagioso.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Lo que realmente no cuesta hablando en términos económicos, en realidad es lo que más cuenta, Dar nuestro tiempo. Nuestra falta de generosidad es muy grande así como nuestra crueldad.
    Bss

    ResponderEliminar
  6. Hola son parte de una minoría desconocida y silencia, pero con una generosidad si límites.
    Bss Alma

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Qué testimonio, Katy!! ¡¡Realmente una experiencia así debe cambiar la manera de afrontar tu vida radicalmente!!
    A más de uno le daría yo escritos así para que aprendiera a valorar lo que realmente es importante...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Llevas toda la razón. Mi yerno antes de casarse estuvo dos años con ellas en la India. Y siguen colaborando con ellas en Madrid. Recogidas de comida y aportaciones. Su madre estuvo de voluntaria 15 años aquí en Madrid cuidando y lavando a enfermos con sida. Y ahora ya es mayor y no puede. Jamás se quejan y eso que su marido se ha quedado ciego.
    Ya lo creo que se aprende a relativizar como dices y ver lo importante.
    Bss C.G.

    ResponderEliminar
  9. Es hermosa la manera enque podemos mitigar un dolor del alma no necesariamente enfrascarce en lo material como la pintura d una casa sino en la sonrisa calida (nutrida d amor) q le pintas en el corazón a alguien q tal vez nunca antes sintio una demostración tan grande d afecto.

    ResponderEliminar
  10. Que derecho tenemos a quejarnos despues de leer algo asi?, con lo varata que es esa medicina, y con lo excasa que esta, no es justo, todos tenemos ese alimento y no lo sacamos.
    Gracias amiga, como siempre nos traes una buena lección de vida, ojala y llegara un poco a las conciencias de tantos.
    Muchas gracias por compartirlo y por estar ahi.
    Cuidate mucho y se muy feliz en tu dia a dia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Katy, amiga, me has hecho llorar, yo no podría ver tanto sufrimiento sin morirme de angustia por no saber qué hacer, supongo que el entregarse a los demás es lo más difícil que un ser humano puede hacer, lo más...
    A la madre Teresa le debió pasar esto muchas, muchas veces, estoy segura... yo puede darle mi cariño a mi madre, murió con mis caricias... y eso lo llevo muy dentro, muy dentro y a veces... bueno no... sigo llorando... como ahora... ya te he dicho que lloro mucho ¿Verdad? Sí, emocionalmente soy un fracaso, por eso en el Jardín necesito risas... Bss, amiga, gracias por traer este ejemplo de entrega al que no se conoce, al que no le es a uno nada, al que no ha dado tiempo a querer... Bss...

    ResponderEliminar
  12. Hermoso y estremecedor testimonio, Katy, pero necesario para remover conciencias.

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Me he quedado sobrecogido por esa experiencia y casi sin palabras y que ayuda a reflexionar sobre como es nuestra vida y lo que hacemos con ella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Estas personas que deciden dedicar su tiempo a estas tareas estan hechos de otra pasta.
    Pero creo que no tenemos que irnos lejos para consolar, dar amor, comprension y escuchar, pues muy cerca de nosotros siempre habrá quien tenga necesidad de nosotros.
    Un relato conmovedor y realista.
    Katy, gracias por mostrarlo.
    Un fuerte abrazo mi querida amiga.

    ResponderEliminar
  15. Estremecedor...lo vemos, lo sabemos y lo olvidamos, que Dios nos perdone y reaccionemos. Besos Martha.

    ResponderEliminar
  16. A veces los vemos muy lejanos y conviene que de vez en cuando nos recuerden que estas situaciones existen. Buena entrada. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Se me han saltado la lágrimas, querida Katy. es un relato fuerte..., pero tan real. Real en aquellas lejanas tierras con problemas ante los cuales no queremos ver, no queremos saber, en e este mundo de comodidades en el que vivimos.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Impresionante testimonio de la miseria y el hambre que pasan muchos niños.
    Esa labor inspirada en la vida de su fundadora hace que muchos moribundos tengan unos minutos de amor.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Hoy te voy a dar las gracias por esta entrada, pero las gracias de verdad, de corazón.
    Andaba yo mirando mi ombligo y sintiéndome una desgraciada porque me he empeñado en algo que no puede ser, en cosas que tienen que ver con el cariño. Con ese cariño que a veces damos a personas que ni lo quieren, ni lo necesitan y no sé si decir que tal vez ni lo merecen.
    Pues ahí estaba yo, sintiendo rabia por haber desperdiciado esa amabilidad con alguien que no lo ha sabido valorar.
    Además de esa rabia e impotencia que inevitablemente aparecen, estaba erre que erre metida en mi tristeza, es decir, centrandome única y exclusivamente en mi ombligo y entonces he leído este maravilloso post y me has hecho reflexionar.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  20. Gracias My heart por tu bello comentario. Hay muchas personas anónimas trabajando por los demás. A mi también me ha emocionado.
    Lo que hagas por alguién lo haces por ti y te hará sentirte mejor a ti misma.
    Bss

    ResponderEliminar
  21. Por supuesto de quejarnos nada. Intentar hacer algo más siempre.
    Pero hacen falta estos testimonios para remover nuestra coinciencia.
    Feliz finde Fina

    ResponderEliminar
  22. Hola Cari es duro sin duda. Yo me acuerdo mucho de una etapoa mía en las que fui a un orfanato de bebés negritos abandonados varias vaces a ayudar a las monjas en Trinidad. Tenía 13 años. No te puedes imaginar lo que aquello me removió y me marcó. Todavía los veo y siento el olor a leche agria.
    Así que me imagino que a ti también te removió por dentro recuerdos.
    Estas cosas cuestionan amiga.
    Yo era una llorona. Me llamaban María Magdalena en el cole. Ahora con la madurez casi nunca lloro. Solo por dentro y por cosas importantes.
    Bss

    ResponderEliminar
  23. Pues si Elysa. Más que todo mostrar que hay personas maravillosas. Que no todo es egoísmo en este mundo. Hay también noticias estremecedoras que hacen que sigamos teniendo fe en la personas
    Bss y buen finde

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias Valverde. Estas noticias son las importantes y las que nos hacen reflexionar sobre lo que hacemos con nuestra vida en vez de señalar a los demás.
    Bss

    ResponderEliminar
  25. Hola Teresa así cerca de nosotrs hay personas necesitadas. Lo cortés no quita lo valiente. Los jóvenes siempre han sido idealistas. Y dedicar una vacaciones a un voluntariado es más común entre ellos que entre los mayores y también son más dados por su espontaneidad a contarlo. Las personas que colaboran con los comedores de cáritas, casa de los pobres, visitas a hospitales, hogares de ancianos u otro tipo de voluntariado no lo cuenta, se lo guarda.
    Bss

    ResponderEliminar
  26. Gracias por tus profundas y sentidas palabras Martha.
    Bss

    ResponderEliminar
  27. Hola Chelo ya lo creo que existen cerca y lejos. Pero me fijo más en las actitudes generos de los demás. Darse, no es nada fácil.
    Pero hay personas maravallosas que lo hacen día a día.
    Bss y buen finde

    ResponderEliminar
  28. Hola Carmen, es verdad lo que dices, a veces también sentimos una verdadera impotencia al no saber hacer otra cosa más que poner parches, y preferimos volver la cabeza y mirar para otra lado.
    Confio que algo se esté moviendo dentro del género humano.
    Bss y buen finde

    ResponderEliminar
  29. Hola Candi alguna vez han acusado a Madre Teresa de no denunciar al gobierno de la India y por recoger a estos moribundos de la calle. Y ella contestó que no iba a dejarlos morir como perros hasta el gobierno y los gobiernos tomaran cartas en el asunto. Es cierto, no puede estar con todos, pero mientras muchos se han beneficiado del calor de las hermanas en estos últimos minutos de vida.
    Bss

    ResponderEliminar
  30. Hola Noe, la que se ha emocionado con tus palabras y siceridad he sido yo. Gracias por tu testimonio, que seguro que nos hacen reflexionar a muchos.
    Más no seas tan dura contigo misma. Tus motivos habrás tenido para actuar así. Pero si esto te ha ayudado a relajarte y ver las cosas con más objetividad mejor que mejor. A veces es inevitable hacerse mala sangre:)
    Bss y buen finde

    ResponderEliminar
  31. Que testimonio tan ejemplar nos das Katy. Aunque esto lo hicieras de joven dice mucho de tu gran corazón.
    Gracias a las personas que ayudan anónimamente a los que más necesitan, se cubren unas necesidades que los gobiernos quieren ignorar. Tanto las ONG como los voluntarios desempeñan un papel muy importante en la sociedad, sobre todo en los tiempos tan difíciles que estamos viviendo en el mundo entero.

    ResponderEliminar
  32. Hola Cordobesa, hay miles de personas trabajno por los demás, pero eso no sale en los periódicos.
    Solo salen las alas noticias. Pero aún así harían falta grandes acciones gubenamentalesm, porque hay mucho que hacer.
    Bss

    ResponderEliminar
  33. "A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota".Madre Teresa de Calcuta.
    ¡Cuánta verdad es estas palabras! Creo que se complementa con tu excelente entrada.
    Un cariño!

    ResponderEliminar
  34. Es una suma tristeza que aún en nuestra epoca exista la hambruna y tanta injusticia.

    El Amor es lo mejor que podemos dar y sentir.
    Nos ayuda en nuestras enfermedades en las del prójimo en nuestra forma de entender y sentir la vida.
    Es el antídoto de la infelicidad y el sufrimiento.
    El pequeño de dos años, al recibir Amor su sufrimiento menguo, acabo, se inundo de Paz y su muerte física llego antes, el sufrimiento acabo y lo hizo con el dulzor del Amor, una Paz indescriptible, que nos da calidad de vida y bienestar. Una persona cuando esta en terminal, el Amor puede ayudarla a dejarse fluir, eliminando el dolor o sufrimiento, deja libre las amarras de este aquí y se va en Paz y cubierto de él.
    Demos Amor, sintamos-lo.

    Maria Teresa de Calcuta no logro el puesto que obtuvo por que sí, sino por una sería de formas que quedaran plasmadas de por vida.

    Un abrazo Katy. Gracias.

    ResponderEliminar
  35. Bonita frase Elysa de Madre Teresa. Complemente perfectamente este post.
    Bss

    26/10/11 12:01

    ResponderEliminar
  36. Nada que añadir a tu hermoso y completo comentario, salvo que me ha gustado.
    El amor hace milagros y nos lo guardamos muchas veces. El egoísmo nos supera.
    Bss y Muchas gracias Montse

    ResponderEliminar

Gracias por tu pasos y mucho agradezco que dejes tu huella,

Translate