Piensa

La vida es corta para levantarnos por la mañana con tristezas, nadie dice que será fácil, sólo te puedo asegurar que valdrá la pena

domingo, 13 de junio de 2010

Los pavos no vuelan


Un paisano encontró en Catamarca un huevo muy grande. Nunca había visto nada igual. Y decidió llevarlo a su casa.
-¿Será de un avestruz? -preguntó a su mujer.
-No. Es demasiado abultado -dijo el abuelo.
-¿Y si lo rompemos? -propuso el ahijado.
-Es una lástima. Perderíamos una hermosa curiosidad -respondió cuidadosa la abuela-.
-Ante la duda, lo voy a colocar debajo de la pava que está empollando huevos. Tal vez con el tiempo nazca algo- afirmó el paisano, y así lo hizo.
Cuenta la historia que a los quince días nació un pavito oscuro, grande, nervioso, que con mucha avidez comió todo el alimento que encontró a su alrededor.
Luego miró a la madre con vivacidad y le dijo entusiasta:
-Bueno, ahora vamos a volar.
La pava se sorprendió muchísimo de la proposición de su flamante cría y le explicó:
-Mira, los pavos no vuelan. Te sienta mal comer deprisa. Entonces trataron de que el pequeño comiera más despacio, el mejor alimento y en la medida justa.
El pavito terminaba su almuerzo o cena, su desayuno omerienda y les decía a sus hermanos:
-Vamos, muchachos ¡a volar!
Todos los pavos le explicaban entonces otra vez:
-Los pavos no vuelan. A ti te sienta mal la comida.
El pavito empezó a hablar más de comer y menos de volar. Y creció y murió en la pavada general: ¡pero era un cóndor! Había nacido para volar hasta los 7,000
metros. ¡Pero nadie volaba..!
El riesgo de morir en la pavada general es muy grande.¡Como nadie vuela!
Muchas puertas están abiertas porque nadie las cierra y otras están cerradas porque nadie las abre.
El miedo al hondazo es terrible. La verdadera protección está en las alturas. Especialmente cuando hay hambre de elevación y buenas alas.

18 comentarios:

  1. A veces es mas seguro seguir la corriente, pero quedarse sin volar e imitar a los pavos no puede hacer feliz a un condor. Tal vez sea mejor asumir el riesgo!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Buenos días Madame, esta es una de las lecturas de la historia. A mi me ha sugerido que que muchas veces por culpa de escuchar voces negativas no asumimos ese riesgo de volar, acabamos creyendonos pavos, cuando nuestro destino es otro. Nos quedamos en la mediocridad y nos morimos bien alimentados pero alienados.
    Bisous y una feliz semana

    ResponderEliminar
  3. Katy, tu relato en su metáfora nos muestra la negativa realidad a la que nos pueden arrastrar las influencias de una sociedad, cortándonos las alas aún antes de intentar el vuelo.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  4. Gracia Rudi por ampliar las posibilidades. Yo me he quedado en el término de lo personal. Pero efectivamente la familia, la sociedad puede hacerlo también, no solo la autolimitación.
    Un abrazo y gracias

    ResponderEliminar
  5. Katy, no te das una idea de cuan profundo me llegó el relato. Todavía estoy dolida por una reunión de amigos que tuve el fin de semana, donde todos hablaron de la adopción de niños de otras culturas en términos despectivos y condenatorios. Yo por dentro que comulgo diferente, sentía que mi anhelo podía atravezar cualquier barrera. Me encantó el mensaje que transmite!
    Te dejo un beso grande

    ResponderEliminar
  6. Hola Cesi, a veces las personas no razonamos, y a las personas sensibles nos hacen pasarlo mala causa de esto. Te comprendo, y más aún en esas circunstancias que comentas. ¿A donde hemos llegado? Me pregunto que clase de padres será cuando aún sin empezar a serlo ya están discriminando. De veras que siento el mal trago. Gracias por contarlo y espero que sigas volando alto, sin despreciar a los pavos, porque son incapaces de ser otra cosa.
    Besos y que tu sueña se haga realidad.

    ResponderEliminar
  7. ¡Que pena me ha dado este cóndor no reconocido como tal!,(esta ave está en el escudo de Chile, ha estado a punto de extinguirse, pero desde hace un tiempo ¡ gracias a Dios!, se han implementado programas de protección que ya están dando resultados, el otro día vi por la tele como devolvían al cielo a un grupo de cóndores que habían estado protegidos desde pequeñitos, me conmovió). este texto que nos entregas me recordó al patito feo, también un ser no reconocido... el temita de la identidad y de la "búsqueda de la manada". Es increíble como los seres que no reciben reconocimiento ni estímulo ni apoyo a sus habilidades innatas, terminan por perecer.
    Muchos, muchos besos!

    ResponderEliminar
  8. Un amigo mío me dijo una vez que cuando nacemos nos paren nuestros padres pero cuando crecemos somos nosotros quienes hemos de parirnos. Siempre lo he recordado. Todos somos únicos y lo que le va bien a uno no tiene porque ir bien a otro, hay que escucharse más. Un gran beso !!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Eva, agradezco tu comentario y me has hecho sonreír. Te has fijado en este pobre cóndor. A ver si encuentro uno más bonito:) Es el ave de andina por excelencia. Los he visto en los Andes de Venezuela.
    Lo que hace falta es vuele alto...
    Ciertamente hay veces que en vez de elevar tu autoestima te la pisotean , te anulan y terminas por creerte que no sirves para nada.
    Besos Eva y gracias por tu explicación didáctica.

    ResponderEliminar
  10. Una pena Katy que nazcamos para unas metas y nos encausen hacia otras.
    Un post para tomar en serio.
    Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
  11. hola katy, que entrada mas bonita, en este momento es un fiel reflejo de mi vida que estoy intentando encauzar nuevamente (aunque es bien dificil),que cierto es que a veces ansiamos libertad, hacer cosas nuevas luchar por un ideal, pero lamentablemente siempre tenemos cerca a esa persona que todo lo ve negativo y que nos acapara de tal modo que llegamos a sucumbir a sus ideales.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Marisol muy buena enseñanza me parece la de tu amigo. Hemos de parirnos... Nacer a aquello que deseamos y ansiamos. A perseguir nuestros sueños.
    Otro beso para ti y feliz semana

    ResponderEliminar
  13. Hola A.L. Es verdad a veces queremos volar y nos cortan las alas, o nos encierran en una jaula con el pretexto de que no nos hagamos daño. Gracias por la visita.
    Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
  14. Hola Mariaje, es una reflexión a tener en cuenta y seguir los dictados de tu corazón. No el primer impulso sino el despegue lento y seguro hacia dónde queremos ir.
    Escucha y medita luego, pero no dejes que influyan en tus certezas, y hagas lo que lo que los demas quieren, porque pueden estar equivocados, como el pavo de la historia.
    Besos y feliz semana

    ResponderEliminar
  15. Vuela, amigo, vuela alto. Esa canción me llega a la memoria con esta alegoría de alas y libertad, que nos hace ver lo ciego que a veces estamos por no ver esas puertas abiertas o cerradas y por no saber qué hacer con ellas. Me refiero a abrirlas cuando están cerrada y a cerrar las que están abiertas. Es que el desubique es mayúculo. Bueno, algún día veremos la luz y las puertas.

    Un abrazo y muchísimas gracias por comentar.

    Andri

    ResponderEliminar
  16. Hola Andri esta canción la hizo popular Julio Iglesias en nuestro país. Hay poner el listón lo más alto que podamos, porque nunca alcanzaremos el máximo que desea nuestro corazón. Lo del desubique es cierto, estamos bastante alienados.
    Besos ty gracias a ti también por venir.

    ResponderEliminar
  17. no me gustojjjjjjjjjjjj

    ResponderEliminar
  18. Genial. A mi me gusta la diversidad de opiniones:-)
    Saludos y gracias

    ResponderEliminar

Gracias por tu pasos y mucho agradezco que dejes tu huella,

Translate