Piensa

La vida es corta para levantarnos por la mañana con tristezas, nadie dice que será fácil, sólo te puedo asegurar que valdrá la pena

miércoles, 8 de abril de 2009

Castigo o negociación


La mayoria de nosotros tenemos si no todos, algunos de estos hábitos negativos, sin tan siquiera darnos cuenta de ello. Lo tenemos asumido como algo normal en nuestras relaciones con los demás.
Solemos a menudo utilizar para lograr nuestros objetivos:
1. El castigo
2. La queja
3. El culpabilizar
4. La Amenaza
5. El control
6. La crítica
7. El chantaje

Hemos heredado estos hábitos en nuestra infancia de nuestros maestros, padres, abuelos, tíos, vecinos, amigos, que se han comportado así. Era normal obedecer por qué si, sin razonamiento alguno. Porque lo mando yo y ya está.

Algunos ejemplos:
Limpia la habitación, sino, no te dejaré ver la televisión esta noche (castigo)
Ese pastel solo te lo daré cuando todo esté limpio y ordenado (chantaje)
Me duele la cabeza porque tengo repetirte lo mismo una y otra vez (culpabilizar)
Eres un niño desobediente y malcriado (crítica)
Si no arreglas la habitación no te dejaré salir en una semana con los amigos (amenaza)
Después de pasar años expuestos a esta forma de manipulación comenzamos a utilizarla también nosotros, sin deternos a pensar en lo negativo de sus consecuencias.
Probablemente nuestro hijo/a limpiará la habitación, pero lo hará de mala gana. Interiormente se rebelará contra nosotros. Y hasta puede que sienta odio en ese momento.
Tratamos de controlar al otro cada vez que utilizamos el chantaje, la queja, la crítica, la amenaza o el castigo. Así encontraremos la resistencia del otro. De hecho nos contestará mal, nos ignorará, mentirá, hará las cosas a escondidas o intentará por todos los medios que nos retractemos de lo dicho o decidido. Estamos genéticamente programados para oponernos y afirmar nuesto carácter cuando alguien trata de obligarnos a hacer algo que no queremos.
Nadie convence a nadie, las personas SE CONVENCEN
Tenemos que utilizar ARGUMENTOS para alcanzar nuestro objetivos. Si no lo hacemos así nuestra relación con los demás se convertirá en una lucha por el poder que hará sufrir a todos los involucrados empezando por nosotros mismos.
La mejor manera de eliminar estos siete hábitos negativos es reemplazarlos por otros más positivos.

1. Apoyar
2. Estimular
3. Escuchar
4. Aceptar
5. Confiar
6. Respetar
7. Negociar las diferencias.

Tratar de poner en práctica lo positivo no es tarea fácil sobre todo si los negativos forman parte de nuestra personalidad. Hay que trabajarlos.Hay herramientas que nos pueden ayudar a modificar nuestros comportamientos si nos lo proponemos. Practicar nuestra nuevas habilidades nos ahorrara disgustos, facilitara las relaciones y la comunicación pero sobre todo crearemos armonía a nuestro alrededor.
Podemos empezar por visualizar nuestra nueva forma de actuar. Hacer una imagen mental de como vamos a obrar de ahora en adelante. Tenerla en la memoria para acudir a ella cuando estemos hablando con los demás y cambiar nuestra conducta cuando tengamos la tentación de culpar,quejarnos, criticar, insistir, amenazar, castigar o chantajear. Siempre arreglar nuestras diferencias con el díálogo y negociando, máximo cuando esta persona es de nuestro entorno querido y cercano.
Nos puede ayudar también escribir nuestras experiencias y progresos en cambiar:

Culpar x Aceptar
Chantajear x Estimular
Quejarse x Escuchar
Criticar x Respetar
Machacar x diálogo
Castigar x Apoyar
Amenazar x Confiar

1 comentario:

  1. Muy bien Katy, gracias por recordarmelo. Aunque ya no tenga niños pequeños (con los que se suele utilizar mucho estas formas de conducta negativas) pero si tengo personas a mi alrededor e hijos mayores. Pondremos más atención en nuestra relación con los demás.

    ResponderEliminar

Gracias por tu pasos y mucho agradezco que dejes tu huella,

Translate