Piensa

La vida es corta para levantarnos por la mañana con tristezas, nadie dice que será fácil, sólo te puedo asegurar que valdrá la pena

viernes, 27 de febrero de 2009

La película


Ha nacido un niño. Sus padres los guionistas llenos de ilusión le ceden el papel de protagonista en su película. Es el actor o la actriz principal. Sus hermanos si los tiene reclaman muchas veces para si este papel que un día fue suyo y por ello se van turnando en él según la exigencia del guión.
Cuando nuestro pequeño protagonista llega a la adolescencia empieza a fantasear y hacer sus primeros pinitos como director y guionista aún sin tener ninguna experiencia ni idea clara. Más su meta es llegar a ser no solo el director sino el productor de esta nueva película, adquirida la madurez.
El deseo de todo actor es crecer, independizarse y montar su propio estudio. Cuando no se le deja lo único que se consigue es distorsionar el guión y hacer que siga interpretando un papel que le han impuesto sin posibilidades de elección. Muertos los productores se queda en el paro, sin película y sin posibilidad tal vez de escribir su propia historia.
Los padres no deben ser los directores, productores y guionistas de la película de sus hijos. Han de asumir de nuevo todos los papeles de su propio guión, el que escribieron con gran imaginación después de juntar sus guiones individuales y emprendieron la aventura de un proyecto en común. Camino en el que han trabajado duro tachando reglones, haciendo grandes borrones y rectificaciones, pero ha sido una opción libremente elegida y de común acuerdo.
Es tal vez un momento muy duro tener que aceptar el hecho de que su protagonista emprende su vuelo con bolígrafo en mano y les deja. ¿Y que decir de la alegría que supone el ayudar a su estrella en el diseño de su propio estudio? Eso también estaba en el guión inicial: “Los deberes bien hechos” Su estrella tiene ilusiones y es la fuerza de la vida el que le empuja a emprender la aventura. El querer que siga siendo nuestro actor o actriz le restaría libertad de optar, de iniciarse y de equivocarse en el arte de la dirección.
La misión de los padres es ser coproductores al principio y ayudar a financiar su película, conscientes que el inicio del rodaje es la etapa que ofrece mayores dificultades.
Llega para los padres el momento de asumir su realidad y de renovar el carné de protagonistas.Como también es una realidad el que nuevamente les toque reinventar algún que otro capítulo de ese guión ya avanzado y tal vez repensar el final, mientras se acerca el momento no tan lejano de echar definitivamente el telón.
Katy 14-10-1996

1 comentario:

  1. Cuanta razón tienes. Pero por desgracia muchos padres quieren seguir produciendo, dirigiendo e imponiendo el papel a esos protagonistas a los que no les gusta ni el guión, ni la dirección, ni el o los productores y truncan así su papel y sus fanasias de adolescente.

    ResponderEliminar

Gracias por tu pasos y mucho agradezco que dejes tu huella,

Translate