Piensa

La vida es corta para levantarnos por la mañana con tristezas, nadie dice que será fácil, sólo te puedo asegurar que valdrá la pena

martes, 12 de marzo de 2013

Transformando a través de la generosidad


Siempre comentamos que una sonrisa, una palabra puede cambiar el día a una persona. En la sociedad actual cada uno va a lo suyo y es compañera de viaje la prisa, el mal humor, las malas caras cuando las malas contestaciones. 
Caminamos bajo el peso de nuestros  problemas y  los días a veces son más oscuros y menos  llevaderos. 
Si nos  cruzamos con alguien,  en  vez de "colocarle" nuestros problemas personales, intentáramos escuchar los suyos,  podríamos  observar como esa persona se siente más aligerada y animada a enfrentar el día. 
 Me han mandado este artículo y he visitado la web. No se puede hacer nada mejor que ser un Daymaker, sin darme cuenta lo he sido muchas  veces, pero nunca es suficiente, Hay que seguir intentándolo queda camino a recorrer. 
No cuesta nada, es gratis y pensando en el otro mejoramos también nuestra actitud ante la vida

En 1986 David Wagner viajó alrededor de los Estados Unidos para presentarse como estilista en algunos centros de belleza. Él, aparte de cortar el cabello, bromeaba con el público y decía: – ¡si tuviéramos la intención de alegrarles el día a nuestros clientes diariamente, como nos divertiríamos! Pero David no había planeado decir eso, fue algo completamente espontáneo.
Esa noche, en vuelo de regreso a su casa, se sentó junto a un hombre de negocios muy conservador. Wagner vestía como un rockero, pantalones de cuero, cabellos largos. El hombre de negocios le preguntó:
¿A qué se dedica?
Soy un Daymaker
¿Qué significa eso de Daymaker?
Le hago el día a la gente -contestó David
De esa breve conversación surgió esa idea y le acuñó el término. Le gustó tanto que al día siguiente desechó sus tarjetas de presentación y mandó a imprimir unas nuevas con la palabra DAYMAKER en lugar de estilista debajo de su nombre. Comenzó a repartirla entre sus amigos, clientes y a la gente le parecía novedoso y divertido.
Seis meses después, Wagner trabajaba en su salón cuando llegó una de sus clientas habituales para que le peinara. El se sorprendió al verla porque no había pasado mucho tiempo desde la última vez que le atendió. Le preguntó si tenía algún compromiso importante y ella le respondió: -No tengo ningún compromiso especial, solo quiero peinarme y sentirme bien esta noche.
David se tomó su tiempo para atenderla, su estado de ánimo era sumamente estupendo y se sentía INSPIRADO. Lavó su cabello como siempre, le dio un gran masaje en el cuero cabelludo, la peinó, conversaron, bromearon y se rieron muchísimo. Cuando su clienta se marchaba le dio un abrazo un poco más largo de lo habitual.
Dos días después, Wagner recibió una carta de ella, quedó petrificado, entre las líneas decía que ella había pensado suicidarse ese día que fue a peinarse, que había ido a arreglarse el cabello para lucir bien en su funeral. Decía que había cambiado de opinión durante el tiempo que había estado allí con él. David le había ayudado a darse cuenta de que su vida podía ser mejor, una vez que llegó a su casa, la mujer llamó a su hermana para contarle lo que le sucedía y esta le llevó a un hospital.
Wagner no podía creer lo que leía, dice, -jamás hubiera considerado a esta mujer capaz de darle cabida a un sentimiento de estos. Ella era sociable, por
haberle ayudado de esa manera, pero también me sentí inquieto-.

David se preguntaba una y otra vez que hubiese sucedido si hubiese estado de mal humor, distraído o tan solo hubiera cumplido solamente con su obligación de peinar a su cliente. Ese día comenzó a sentir una gran sensación de responsabilidad.
¿Cuántas de las personas que vemos a diario podrían estar pasando por momentos similares sumidos en crisis personales? Esta historia me hace recordar lo íntimamente relacionados que estamos todos los seres humanos.
Solo tenemos que DARNOS CUENTA y ese (darnos cuenta) equivale a elevar nuestro nivel de consciencia con respecto a los demás más allá de nuestras responsabilidades. Es la consciencia que puede ponerle fin a dolor y el sufrimiento con tan solo sumar atenciones adicionales y gentileza, estando con la otra persona en cuerpo, mente y alma como lo hizo David.
Los días están hechos de momentos y lo que decidas SER o no SER en esos momentos determinará la calidad de nuestros días y afectará la calidad de vida de otras personas.Podríamos ser el único ángel del día para alguien más, y eso, jamás debemos darlo por sentado.
David Wagner es un afamado estilista internacional, empresario y ¨daymaker¨. Su libro best sellerLife as a daymaker: How to change the world simply by making someone’s day (La vida como hacedor del dia: Como cambiar el mundo simplemente haciéndole el día a alguien) ha generado un movimiento a favor de la generosidad en todo el mundo, también ha colaborado con la marina de los Estados Unidos en el proyecto Daymaker, un programa diseñado para incrementar la retención de los reclutas.



David Wagner

Si deseas obtener mas información visita su web pinchando Aquí. Te invito hacerlo

Cadena de Favores Infinita

33 comentarios:

  1. Intentaré ser un Daymaker.
    Bonita Historia. Que poco cuesta hacer el Bien.
    Saludos, manolo

    Gracias por tu visita a mi blog.
    Lo he retocado, pues no me gustó nada lo del final del Parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Manolo. Recuperate pronto y cuidate. Lo importante es que todo haya salido bien.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. :D Que bonita historia. Yo también soy daymaker(yo el día lo hago, a veces bien y a veces mal, pero que que lo hago, lo hago, jaja)

    Un beso, kATY

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como todos mi querida Alma. A veces necesitamos que nos lo hagan tambien. Pero al menos hay que intentarlo.
      Bss

      Eliminar
  3. Creo que este video tiene mucho que ver. Buen día. http://youtu.be/8Gosg1ybxTU

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravilloso video.
      Muchas gracias. Lo voy a incluir en el post. Me ha encantado y claro que tiene ver. ¡Es lo mismo!.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Una historia preciosa, de esas que recuerdas mucho tiempo, me encantaría ser así,suena bien y elegante, yo me quedo en una simple payasa. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a veces ser payasa ayuda también. Da alegría y felicidad, arranca sonrisas y te hace reconciliar con el mundo.
      Bss.

      Eliminar
  5. ¡Qué historia tan genial! ¡Me ha encantado!
    Tú, hoy, me has hecho el día mejor...
    Beso grande! :-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carol por tus palabras.
      Bss

      Eliminar
  6. Te podría contar miles de historias relacionadas con este tema, pero como no es plan de pasarme medio día aquí te contaré sólo una:
    Hace años mi madre se rompió un brazo en una caída y la tuvieron que operar, pasó unos días en el hospital y de compañera de habitación tenía a una mujer que había sobrevivido a un accidente de coche y tenía todo el cuerpo de aquella manera, y lo peor las piernas y los pies, decenas de huesos hechos añicos. Pues bien, aquélla mujer lloró el día que dieron el alta a mi madre porque se iba su acompañante, mi padre.
    Contaba que en su vida se había reído más, que hasta dejaba de sentir los dolores con las ocurrencias de mi padre.
    En fin, si alguna vez conocí a alguien que viviera para hacer felices a los demás, ése era mi padre.

    Un beso Katy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira que maravilla haberte traído estos recuerdo tan gratos de tu padre que además tenía este don de llevar buen "rollito" aun en en condiciones no gratas. Mi padre también era así.
      Supongo que lo has heredado, porque tus comentarios siempre son muy positivos y con su chispa de buen humor:-)
      Bss

      Eliminar
  7. Una hermosa historia, una de las muchas que podemos y asi lo hacemos, poner de ejemplo.
    U abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pue si, el descubrió a través de un drama personal lo mucho que podía hacer por los demás.
      Bss

      Eliminar
  8. es cierto. conozco a gente que está trabajando en sitios simplemente 'porque da buen rollo'. no tanto por su capacitación o porque sea eficiente, si no porque sin ella allí no sería lo mismo. hay quien tiene esa habilidad.
    saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde para empezar a dejar un buen sabor de boca entre los que nos rodean. No hay que hacer demasiado. Una sonrisa ya comunica suficiente.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. La sonrisa nos abre el espíritu. Bonita historia.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es como dices. Vivir enfurruñado nos cierra todas las puertas a la felicidad.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Linda historia, y toda la base creo, es el amor y la comprencion, todos tenemos algun mal dia que una sonrisa o unas palabras hacen la diferencia. Vi una pelicula que se llama " Cadena de favores" toca este tema y es magnifica. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos necesitamos de ese ánimo y de esas sonrisas de los demás.Lo razonable es que hagamos lo mismo.
      El vídeo del que hablas está recogido al final del post por recomendación de un seguidor:-) Gracias.
      Bss

      Eliminar
  11. Creo que en sabernos darnos esta la clave no???

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece ser que si, aunque a veces nos pueden las circunstancias.
      Bss

      Eliminar
  12. Soy de la opinión de que deberíamos compartir nuestras emociones y sentimientos con los demás con cordialidad, hago la última matización porque cada vez me voy encontrando con más gente que si ha tenido mal día o tiene problemas se amargan y tratan a los demás de malas formas, como si tuviesen derecho a ello es más ni se molestan en preguntar cómo estás. Es algo que no entiendo y con lo que me toca convivir y sinceramente no es nada positivo ni ayuda a nadie.
    Lógicamente no estamos siempre bien pero lo llevaríamos mejor si no lo proyectásemos de malas maneras y con tanto egoísmo.
    La sonrisa es una de las mejores armas que conozco.
    Besos. Kat.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si, yo ya optado por asumirlo. Gente que saludas en el portal y no te saluda. Yo a pesar de eso lo sigo haciendo, me beneficia a mi y allá cada cual. Yo tengo la suerte de haber heredado de mi mi adre esta sonrisa, y no la voy a desperdiciar:-)
      Bss

      Eliminar
  13. Voy tres días por semana a la piscina a primera hora, por supuesto siempre sin ganas; pero durante el previo y los ejercicios de calentamiento, si está María, aquello más que un sufrimiento es un tiempo inolvidable. Tomarse la vida con sentido del humor es vital para vivir gozosamente. Pero extrañamente, mientras con la misma circunstancia una persona se hunde, otra vive en el paraíso.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo. Hay personas que nada más verlas transmiten serenidad, cordialidad, son agradables y otras dan ganas de de cruzar la calle cuando las ves.
      Bss

      Eliminar
  14. Vaya vaya, madame. Más que generosidad, a mí me parece que el caballero tiene mucho sentido del marketing. Monsieur Wagner obtuvo buenos beneficios que revirtieron en su negocio, y continúa haciéndolo a costa de los que pican con el libro. La gente es muy generosa con él :)

    Feliz día, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a los demás les vale es una forma honrada de ganarse la vida. Yo no me he comprado el libro, pero lo que dice hace años que intento practicarlo.
      Siento que ir por la vida con mala cara no conduce más que a la propia infelicidad. En eso al menos lleva razón.
      Bisous

      Eliminar
  15. Es cierto.En medio del trajìn diario es revitalizante intercambiar una sonrisa, un gesto amable , un abrazo.Recibir y dar:Imprescindible!
    Tambièn tenemos que incorporar la mirada y la palabra.
    Hay miradas que sosiegan en medio de una tormenta.Y palabras puntuales que pueden convertirse en abrazo y caricia.
    Es tan fàcil ... aunque ,a veces, uno no lo tiene en cuenta.
    Abrazos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es fácil, pero a veces también nos dejamos contagiar por el mal humor, el pesimismo, la tristeza y claro asi es muy difícil sonreír.
      Pero al menos lo haremos alguna ve.
      Bss y gacia por tus comentarios

      Eliminar
  16. GRACIAS POR COMPARTIR, ESTAMOS TAN FELICES LOS ARGENTINOS CON LA ELECCION DE ESTE PAPA, NO LO ESPERABAMOS POR ESO NOS SORPRENDE TANTO, NI ÉL LO ESPERABA, LE DIJO A LA HERMANA CUANDO SE SUBIÓ AL AVION "HASTA LA VUELTA".
    CREO QUE NO QUERÍA SER PAPA PERO BUENO... A EL LE GUSTABA BUENOS AIRES Y SU GENTE.
    ES UNA PERSONA MUY ESPECIAL, MUY CERCANO, QUE SE COMPROMETE CON LOS QUE MAS LO NECESITAN.
    ACÁ SE LO QUIERE MUCHO.

    BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felicidades. Ya nos hemos enterado por la prensa que que Argentina está de fiesta. Y no es para menos. La prensa habla muy bien de él.
      Ojalá traiga la renovación que tanto demanda la Iglesia.
      Bss

      Eliminar
  17. Recien estoy comenzando en este mundo de los blogs y me encanto el tuyo.

    Cariños totales.

    ResponderEliminar

Gracias por tu pasos y mucho agradezco que dejes tu huella,

Translate