Piensa

La vida es corta para levantarnos por la mañana con tristezas, nadie dice que será fácil, sólo te puedo asegurar que valdrá la pena

martes, 28 de febrero de 2012

Un cierto silencio (Ángeles Caso)

"Tengo la sensación de que empiezo a entender un poco
de que va esto llamado vida"


Lo que quiero ahora
Será porque tres de mis más queridos amigos se han enfrentado inesperadamente estas Navidades a enfermedades gravísimas. O porque, por suerte para mí, mi compañero es un hombre que no posee nada material pero tiene el corazón y la cabeza más sanos que he conocido y cada día aprendo de él algo valioso. O tal vez porque, a estas alturas de mi existencia, he vivido ya las suficientes horas buenas y horas malas como para empezar a colocar las cosas en su sitio. Será, quizá, porque algún bendito ángel de la sabiduría ha pasado por aquí cerca y ha dejado llegar una bocanada de su aliento hasta mí. El caso es que tengo la sensación –al menos la sensación– de que empiezo a entender un poco de qué va esto llamado vida.
      Casi nada de lo que creemos que es importante me lo parece. Ni el éxito, ni el poder, ni el dinero, más allá de lo imprescindible para vivir con dignidad. Paso de las coronas de laureles y de los halagos sucios. Igual que paso del fango de la envidia, de la maledicencia y el juicio ajeno.
Aparto a los quejumbrosos y malhumorados, a los egoístas y ambiciosos que aspiran a reposar en tumbas llenas de honores y cuentas bancarias, sobre las que nadie derramará una sola lágrima en la que quepa una partícula minúscula de pena verdadera. Detesto los coches de lujo que ensucian el mundo, los abrigos de pieles arrancadas de un cuerpo tibio y palpitante, las joyas fabricadas sobre las penalidades de hombres esclavos que padecen en las minas de esmeraldas y de oro a cambio de un pedazo de pan.
     Rechazo el cinismo de una sociedad que sólo piensa en su propio bienestar y se desentiende del malestar de los otros, a base del cual construye su derroche. Y a los malditos indiferentes que nunca se meten en líos. Señalo con el dedo a los hipócritas que depositan una moneda en las huchas de las misiones pero no comparten la mesa con un inmigrante. A los que te aplauden cuando eres reina y te abandonan cuando te salen pústulas. A los que creen que sólo es importante tener y exhibir en lugar de sentir, pensar y ser.
     Y ahora, ahora, en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos. Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila.
     También quiero, eso sí, mantener la libertad y el espíritu crítico por los que pago con gusto todo el precio que haya que pagar. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno. Un instante de belleza a diario. Echar desesperadamente de menos a los que tengan que irse porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado. No estar jamás de vuelta de nada. Seguir llorando cada vez que algo lo merezca, pero no quejarme de ninguna tontería. No convertirme nunca, nunca, en una mujer amargada, pase lo que pase. Y que el día en que me toqueesfumarme, un puñadito de personas piensen que valió la pena que yo anduviera un rato por aquí. Sólo quiero eso. Casi nada. O todo.

Deseo lo mejor para esta gran periodista que es Ángeles Caso, que en estos momentos está luchando con todas sus fuerzas para salir adelante. Como tantas otras personas a las que les ha tocado esta dura papeleta.
Un recuerdo muy especial a una bloguera  cuya avatar me llevó hasta ella Chesana  para que ese adios tan triste que nos dejó sin palabras se solo un hasta luego. 
Gracias a ti por todo Ches

Este artículo aparecio en el Magazine de la la Vanguardia

24 comentarios:

  1. Sabes que lo he leído, sabes que lo he aplaudido, sabes que es toda una proclama, sabes que te gusta, sabes que me gusta, sabes que lo compartimos, sabes que te agradezco que lo pongas en tu blog y sabes que estamos arrimando el hombro muchos... y muchas, cómo no... Una sonrisa y un beso para ti, amiga.

    ResponderEliminar
  2. No sé qué se puede decir una vez leído el artículo de Ángeles Caso y el de Chesana.
    Estoy segura de que esta enfermedad nos tocará a todos tarde o temprano, y no sé qué hemos hecho mal para soportar esta maldición terrible.
    Pero no podemos claudicar, hemos de luchar, instar a quien corresponda para seguir en la lucha, avanzar en la investigación, unirnos y ofrecer compañía, ayuda y cariño a quien ya fue tocado. Y mientras, hemos de vivir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Creo que hacía tiempo que no leía algo tan bello y tan lúcido a la vez. En los momentos más duros es cuando se llega a alcanzar esa sabiduría y apreciar lo verdaderamente importante, lo esencial. Ojala a veces no fuera tarde para disfrutar del descubrimiento.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Hermoso y emotivo, grande y humilde a un tiempo. La verdad, no tengo palabras porque con las palabras de Ángeles creo que no hace falta añadir nada más.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Excelente post Katy. Cuan importante es saber valorar lo que verdaderamente importa. Gracias por compartirlo. Un bessito ;-)

    ResponderEliminar
  6. Maravilloso post. Nos enseña a valorar la vida.
    Te agradezco que me hayas dado la oportunidad de leerla.

    ResponderEliminar
  7. Chapeau por Angeles, y la mayor de las suertes para ella. Es privilegiada porque ha tenido las palabras justas para describir en este caso, una vida maravillosa.
    Muchas gracias Katy por compartir este post tan lleno de vida.
    Cuidate mucho amiga, feliz dia a dia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Qué lindo escribe Ángeles Caso.
    No sabía que estaba pasando por ese trance.
    Todo el texto cala hondo y hay muchas frases para tener siempre presentes:

    "No estar jamás de vuelta de nada."

    Paso a leer lo de Chesana.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Hola MariCari, estas palabras calan muy hondo y hay que tener un gran valor para plasmarlas en un papel. Es el dolor de ellas y ellos es nuestro también.
    Bss

    ResponderEliminar
  10. Quien no ha o¡presentido algo así. Todos hemos vivido episodios cercanos de familia, amigos. conocidos que se han ido aún jóvenes, niños con cáncer. Es terrible y que no dan con la cura. Cierto que a tiempo se salvan muchos, menos de los quisiéramos.
    Tu lo has dicho ofrecer cariño y mientras vivir.
    Bss Elena

    ResponderEliminar
  11. Buenas noches Madame, impresionante y lúcido. Me ha calado hondo. Todo el que pasa por algo así queda marcado si lo supera.Deseo de corazón que salgan adelante.
    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Cierto Carmen, poco podemos añadir a esta carta. Nos desnuda el alma y quedamos solo deseando verla de nuevo en los medios.
    Bss

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tu comentario. Verdaderamente la carta cala hondo y es esperanzadora. Me parece que ella ha sido muy valiente al desnudar sus sentimientos.
    Bss Gracia

    ResponderEliminar
  14. Gracias a ti por leerla Mª Jesús. Algo así debe de ser compartido. Tu lo has dicho es un canto a la vida y lo bella que es. aunque no lo valoremos a menudo.
    Bss

    ResponderEliminar
  15. Desde luego lo ha expresado maravillosamente. Con hermosas palabras y llenas de esperanza. Lo he compartido especialmente por Chesana, que lo está pasando muy mal. Me encantaría ayudarla pero desgraciadamente no se puede, mas que desearle fuerza.
    Bss Fina y gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  16. Hola Carmela, si que escribe bien y desde luego hay que ponerse en su lugar para valorarlo aún más. Seguro que cuando pases por el blog de Chesana quedará impactada. Hace unos dos años y medio que la sigo. Y la verdad es que se aprende a querer a las personas igualmente en este medio.
    Bss

    ResponderEliminar
  17. Muy lúcidas las palabras de Ángeles. Hay muchas de ellas con las que estoy de acuerdo.

    Les deseo a ambas y a todos los que están peleando esta lucha que tengan la oportunidad de ganar.

    Besitos

    ResponderEliminar
  18. Gracias Elysa son lúcidas pero sobre todo valientes. No hay que olvidar que ella es un personajes público y custa más destaparse. Al menos esa es mi opinión.
    Bss

    ResponderEliminar
  19. Un estremecedor artículo, Katy: bello en su contenido y, además, muy bien escrito.
    Mucha suerte para Ángeles y todas las personas que se encuentran en situaciones parecidas.
    Y a los demás... quizás deberíamos intentar comprender antes de que la vida nos obligue a ello.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  20. Hola Xibeliuss, cuanta razón llevas. Con las enfermedades pasa como con la muerte, siempre se mueren los otros. Hasta que nos toca de cerca no nos humanizamos del todo.
    Un abrazo y gracias

    ResponderEliminar
  21. Estoy con Elena. Doy por sentado que tarde o temprano todos tendremos que enfrentarnos a eso. Ojalá podamos hacerlo con tanta lucidez y con tanta dignidad. Un beso, Katy

    ResponderEliminar


  22. Las palabras nacen en el jardín de tu alma
    como las flores brotan en el vergel de los sueños
    de pétalos transparentes besados por la tundra
    emanando fragancias que aromatizan mis oídos…

    Un abrazo de ruiseñor
    y un beso de mariposa
    para enarbolar una sonrisa
    en el arcoíris de esta mañana…

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  23. Pasé por el blog de Chesana y quedé conmovida.
    Lamento no haber entrado antes para contribuir con aliento y fuerza.
    Tres amigas están atravesando este tipo de situación y luchando sin cuartel.
    Releí el texto de Ángeles :Vale la pena tenerlo presente .
    Gracias por difundirlo.
    El pesar de ellas es también nuestro.
    Besos muchos, Katy.

    ResponderEliminar
  24. El post de Chesana me impresionó bastante cuando lo leí y el de Ángeles Caso me parece excelente y de una gran serenidad para el momento que está pasando.
    Gracias por traerlo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu pasos y mucho agradezco que dejes tu huella,

Translate