Piensa

La vida es corta para levantarnos por la mañana con tristezas, nadie dice que será fácil, sólo te puedo asegurar que valdrá la pena

domingo, 15 de noviembre de 2009

Interculturalidad


Dicen que una imagen vale más que mil palabras.
Fijaos en el texto que invita a la reflexión. ¿Que rechazamos de ellos? ¿Su nacionalidad? ¿Su color? Sus creencias? ¿O simplemente el que no tienen poder de adquisitivo?
Vemos lo mismo todos, dolor, sufrimiento, marginación, hambre.
Pero las soluciones o respuestas que pensamos para estos conflictos suelen ser muy diferentes de unos países a otros.
Consideraciones aparte sabemos que debido a crisis ahora hay muchos españoles y europeos que están en paro y en situaciones críticas en su tierra de origen. También es cierto que en las grandes ciudades al menos en España los inmigrantes con papeles o permiso de residencia tienen seguridad social, colegios, guarderías y muchas ayudas estatales, lo cual es lógico porque los que trabajan pagan sus impuestos y aportan a la seguridad social cómo cualquier otro ciudadano autóctono.
Son a los sin papeles a los no censados a los que se les explota con salarios injustos y los que vienen de sus países de origen de mala manera y jugándose la vida en busca de mejores condiciones de subsistencia. Estas personas además arrastrarán siempre la secuela psicológica made la marginación y falta de integración difíciles de superar.
En la Comunidad Europea y en España a pesar de todo se acoge a muchos inmigrantes, viven entre nosotros comunidades de ecuatorianos, colombianos, peruanos, rumanos, polacos, marroquíes, chinos, indios, solo por citar algunos. Nadie cita a esta inmigración ni a esta acogida como un logro positivo para todos.
Curiosamente solo son considerados inmigrantes los somalíes, los saharauis, los senegaleses y los de otros paises africanos que vienen arriesgando su vida en pateras pero no piden asilo o ayuda a otros países como pueden ser Arabia Saudí, Túnez, Emiratos, Kuwait, Egipto, por citar unos cuantos inmensamente ricos , con mayores territorrios y los tienen más cerca; ni tampoco a China, Japón, Corea , Rusia, Australia, Canadá, que podrían ser otros destinos para establecerse en busca de una vida mejor.
¿Por qué solo la caduca Europa está en sus miras y destino?
Una cosa es la pobreza y los pobres y otra la utilización de los pobres para intereses partidistas.
Los gobiernos y los acuerdos firmados entre ellos tienen mucho que decir.
Nosotros y los emigrantes ciudadanos de a pie unos y otros somos los que sufrimos la impotencia y el dolor ante estas situaciones porque no está en nuestras manos mas que la ayuda inmediata a unos pocos que se acercan a nosotros.
Lo que los gobiernos deberían hacer de mutuo acuerdo es crear las condiciones necesarias para que nadie tuviera que salir por falta de comida y de unas condiciones dignas para vivir de su patria. Así se evitarían muchos conflictos y situaciones de marginación y sufrimiento.
Y cuando unos y otros fuésemos a trabajar fuera de nuestros países de origen por necesidad o por gusto lo hiciéramos en condiciones de igualdad, sin discriminación alguna.
Queda esta difícil asignatura pendiente. ¿Para cuando?

10 comentarios:

  1. Has dado en la diana, Katy.
    Yo no me opongo a que quien trabaje tenga sus derechos a sanidad, educación, etc. Si pagan impuestos tienen derechos.

    Otra cosa es la inadaptación, sobre todo de musulmanes, a nuestra cultura, a la que los acogió, intentando imponer la suya obviando nuestras costumbres. Y lo peor es que en algunos casos lo están consiguiendo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Elena esta es otra cuestión, ya que lo citas. No entiendo muy bien el porqué tienen tanto rencor a nuestras costumbres, cuando ellos son respetados. Quizás por la historia pero no hay país que no haya sufrido guerras, derrotas, invasiones y ahora en pleno Siglo XXI todos queremos vivir en paz.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Vaya Katy das en el clavo de nuevo. A que nadie se acuerda ya de cuando éramos nosotros los que teníamos que emigrar esperando que nos recibieran con los brazos abiertos, porque no había otra salida en muchos casos?.
    Muchos de los que "reniegan" de la inmigración hoy día, viven como viven gracias a lo que sus antepasados consiguieron emigrando...
    Muchos besos. Que tengas un inicio de semana fantástico.

    ResponderEliminar
  4. Hola Nikkita, es un tema espinoso y difícil. Mis padre tuvieron que emigrar y fues una situción forzosa, no había vuelta atrás. Con cinco años cumplidos ya desde el primer momento quise integrarme, ser una más del país que acogió. Y como yo muchas amigas de otros paises, del líbano, alemania, italia, rusia, liruania, francia,siria, españa, todas hicimos lo mismo. Nunca olvidaré a ese pais que me acogió y llevo en el corazón su música, sus costunbres, su gastronomía.
    Pero las cosa han cambiado y no sé por qué. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Somos muy desmemoriados, Katy.
    Todos conocemos a alguien que ha tenido que salir de España, en tiempos más difíciles que los que corren ahora, (a pesar de la crisis), para buscarse la vida en otro país.
    Sin embargo, parece que ya lo hemos olvidado. Nos hemos sentado en nuestro trono, y miramos por encima del hombro a los que vienen en busca de una vida mejor.
    Por otro lado, también nos llaman la atención los que son de otro "color".
    Los medios de comunicación nos hablan siempre de los que vienen de áfrica en patera, cayuco, o escondidos en camiones. En cambio, los que entran por la frontera norte de España, procedentes de países del este de Europa, no aparecen nunca en los telediarios, a pesar de que son mucho más numerosos.
    O sea, que por un lado, nos hemos vuelto orgullosos y desmemoriados; y por el otro, todavía somos reticentes a la hora de aceptar a personas de distinto color de piel.
    Una pena.

    Perdona por la extensión del comentario. Se me ha ído la mano.

    Excelente entrada, Katy.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Perikiyo, de perdón nada. Un comentario estupendo y enriquecedor y certero, que completa el post.
    Yo conviví durante tres años con gente de color en la isla de Trinidad, en dónde fue recibida por las compañeras de clase y por sus familias con mucho cariño. Alli vi claramente que no había diferencia ninguna entre ningún ser humano. Que más da un albino (que conocí alguno) que uno moreno, rubio, mulato o negro. Lo que importa es la persona que esta detrás de esa fachada.
    Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
  7. Un tema candente Katy, yo tengo parientes por medio mundo que han tenido que emigrar en otros tiempos, incluso hoy muchos jovenes de mi region se tienen que ir porque aqui no ven futuro. Como tu otro blog todos somos cuidadanos del mundo ¿quien esta libre de tener que irse de su pais por infinidad de razones?. Muy acertado y actual tu post. Besinos.

    ResponderEliminar
  8. Así es Fabia, el que esté libre de culpa que tire la primera piedra. Todos tenemos personas que han emigrado en nuestra familia, unas a la fuerza, otros por buscarse mejor porvenir. Por eso me siemto ciudadana del mundo, no puede ser de otra manera. Y me duele que mi post sea actual, no creas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Una entrada genial, Katy. Has tocado un tema que hiere cualquier fibra que sea un poco sensible. Todos hemos tenido familiares que en un tiempo u otro han tenido que emigrar. Incluso dentro del propio país. Ahora, apenas recordamos esto. La realidad sigue siendo la misma, pero en general la gente es la que ha cambiado de bando.

    Buena entrada, Katy. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Asi es Onminayas el tema está en nuestra mesa cada día, y mientras sientes esa espina rondando, sabes que hay millones de personas que no tienennada que llevarse a la boca. Y no sabes cual es la solución tan solo que sta se debe tomar desde las alturas, desde puestos de mandos, desde los gobiernos.
    Un beso

    ResponderEliminar

Gracias por tu pasos y mucho agradezco que dejes tu huella,

Translate