Piensa

La vida es corta para levantarnos por la mañana con tristezas, nadie dice que será fácil, sólo te puedo asegurar que valdrá la pena

lunes, 4 de mayo de 2009

El victimismo



Considero que esto de culpar a los demás de todo lo malo que les pasa es todo un arte y no siempre consciente del ser humano. Hay personas que no saben hacer otra cosa que quejarse de lo injusta que ha sido la vida con ellos. Tratan de quitarle mérito al esfuerzo y trabajo de los demás que intententan mejorar personalmente y desean contribuir a que el mundo de las relaciones con su entorno se cada dia mejor.. a eso esas mismas personas lo llaman "suerte"

Aquí recojo una reflexión de J. Carlos Fernández que lo desarrolla con acierto y hace rereflecionar sobre la manera que nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás:

Cada día en cada decisión, las personas asumen una entre dos posiciones, que dan curso a lo que será su éxito o su fracaso: vivir como responsables o vivir como víctimas.Es decir, culpar a otros de lo que les sucede o asumir que lo que recogemos se debe a lo que sembramos.
Por razones de biología, los humanos, tenemos recursos que nos permiten relacionarnos con el mundo de manera muy particular.
Cuatro de esos recursos cuya forma de utilización afectan nuestra vida en distintas áreas, son: El lenguaje, la interpretación, la memoria y la imaginación.
-El lenguaje, se aprende en sociedad, está limitado por la forma de cultura que aprendemos y nos permite darle nombre a personas, objetos y situaciones. Si no disponemos de un nombre para expresar situaciones o experiencias podemos sentirnos confundidos. También el lenguaje nos permite usar esos nombres asignados, para describir lo que experimentamos, aunque las describamos prejuiciados por aprendizajes previos.
-La interpretación la hacemos con pensamientos o verbalizaciones y consiste en darle sentido racional a las cosas, opinar sobre ellas, descifrar lo que signifcan en nuestro codigo personal.
-En cuanto a los otros dos recursos, la memoria y la imaginación, diremos que la memoria, facultad superior vinculada al cerebro, nos permite almacenar y recordar experiencias e interpretaciones, mientras que la imaginación sirve para pensar en lo que no existe y visualizar cómo será o sucederá.
Estos cuatro recursos los usamos, para conformar una opinión compleja acerca de nosotros, que conocemos como la auto-imagen, base, por cierto, de toda nuestra actuación social. Esa auto-imagen surge de acuerdo con la forma como hemos sido tratados, lo que hemos experimentado, como hemos interpretado nuestras experiencias y las consideraciones que hacemos sobre lo que podemos o no, hacer, lograr y disfrutar.
Se habla de autoimagen negativa o positiva, si la manera de percibirnos es favorable o desfavorable,lo cual repercute en toda nuestra autoestima. Esa autoimagen la fortalecemos y protegemos férreamente, la mayoría de las veces sin notarlo, a través de varios mecanismos de defensa entre los cuales mencionaré únicamente el de proyección.
La proyección, concepto utilizado en principio por Sigmund Freud, sugiere que las personas recurren a la estrategia mental de colocar afuera, en el mundo exterior, algo que realmente les pertenece o es creación. Es una operación mental a través de la cual la persona se niega a responsabilizarse por una experiencia o situación causada o vivida por ella, y la coloca como causada por otras personas o cosas.
Aquí, se da origen, cuando se hace habitual,a lo que podríamos denominar la personalidad de víctima.
La personalidad de víctima o el victimismo, consiste entonces en defenderme de posibles situaciones de malestar, a través del no reconocimiento y proyección externa de determinada situación.
Si una persona llega tarde al trabajo, dirá que la causa es el tráfico, el coche, la lluvia, alguna otra persona que la frenó o cualquier otra eventualidad.
No pensará que la tardanza se debe a que no se organiza, a un hábito que no ha notado que tiene, al mal cálculo del tiempo, o a una protesta metafórica que hace contra el jefe, el trabajo o la empresa.
Aunque es una realidad frecuente la existencia de personas que se sienten poderosos y privilegiados, que se aprovechan de su rol o su capacidad para imponer conductas y métodos abusivos en contra de otros menos privilegiados en lo político, lo económico o lo social, también lo es la existencia de quienes se sirven del victimismo, para ganar atención o compasión.
Estos se muestran débiles y maltratados para encontrar el apoyo de otros y evitar tener que realizar los esfuerzos que su situación de vida, natural o adquirida les impone.
Una forma rabiosa de victimismo, consiste en molestarse, por que otros no son como nosotros o como deseamos que sean. En estos casos la tendencia es a atacarlos, acusarlos, etiquetarlos para dañarlos moral, emocional o físicamente.
Esta demostración de intolerancia excluyente, que por inconsciencia e ignorancia espiritual, suele verse amparada por ideologías y credos que ocultan lo que en realidad no es más que simple y llana conducta patológica.
Todos hemos actuado como víctima: niños, jóvenes, adultos y ancianos, hombres y mujeres, negros, indios y blancos, pobres, ricos. No hay excepción a esta regla y la razón es que, salvo algunos privilegiados, las personas no conocen la forma cómo funciona su mente, como crean una realidad falsa basada en pensamientos irracionales que generan conflictos y sufrimiento.
¿Y cuáles serían las soluciones?
- Acepte honradamente que suele vivir desde una posición de víctima, sin negarlo o evadirlo.
-Decida vivir desde una nueva posición mental, la responsabilidad de causa, lo cual consiste en aceptar que en alguna medida y a veces totalmente, es usted responsable de cuanto ocurre y acepte que ocurra en su vida.

Pregúntese: ¿Qué estoy haciendo para que esto me esté sucediendo?
-Acepte la nueva premisa de que usted no reacciona ante los eventos, situaciones o personas, sino a su interpretación u opinión acerca de ellos. No es lo que hacen sino lo que usted considera que deberían o no deberían hacer, lo que le afecta.
-Descubra la lista de personas y excusas que tiene para victimizarse.
-Manténgase alerta y relajado, para evitar reaccionar automáticamente.
-Pida a personas cercanas, a gente amiga, o a su pareja que le indiquen si se está victimizando en una puntual situacion, que le marquen los momentos en que los que usted recurre al habito de responder, victimizandose en lo que vive internamente como falta de capacidad de respuesta propia o como ha interpretado esa situacion que le es dificil manejar.

J. Carlos Fernández

2 comentarios:

  1. Anónimo4/5/09 16:56

    Es muy clarificador. Cuánta víctima convencida anda suelta por ahí. ¿Me pregunto si yo alguna vez no me habré sentido así?
    Tal vez alguna vez he considerado el mundo injusto, pero eso si he recapacitado
    Graciar por publicarlo, es un buen recordatorio

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4/5/09 18:16

    Creo que todos en algún momento hemos querido colgar el sanbenito a otros en lugar de agarrar el toro por los cuernos y hacernos conscientes que somos los únicos responsables de lo que nos sucede. Gracias por compartir

    ResponderEliminar

Gracias por tu pasos y mucho agradezco que dejes tu huella,

Translate